Se recargará la página automáticamente al seleccionar un año para mostrar el informe de actividades
 Buscador   Ir web de la CNDH

INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2017    Ayuda

Personas Privadas de la Libertad

Análisis Situacional de los Derechos Humanos de las Personas Privadas de la Libertad

El Sistema Penitenciario Mexicano integrado por una gama amplia y diversa de establecimientos penitenciarios se caracteriza por una gran variedad de problemáticas que se suscitan día con día al interior de los centros de reclusión, entre estas destacan la sobrepoblación; hacinamiento, condiciones de autogobierno/cogobierno, ausencia de perspectiva de género en las políticas y acciones dirigidas a la población femenil privada de la libertad; imposición excesiva de la pena de prisión; falta de personal capacitado y suficiente que favorezca la reinserción social efectiva, la seguridad y la atención de aquellos aspectos que afectan significativamente los derechos humanos de las personas privadas de la libertad en los centros penitenciarios del país.

De acuerdo con los datos presentados en el Cuaderno Mensual de Información Estadística Penitenciaria Nacional, emitido por el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), de la Secretaría de Gobernación, actualmente existen 360 centros penitenciarios en el país. Hasta septiembre de 2017, estos centros albergaban una población total de 208,343 personas, y en general reportan una capacidad instalada de 212,083 lugares, no obstante, dada la distribución que existe de las personas en reclusión a nivel nacional, en el 33.88% (122) de los establecimientos existe sobrepoblación.

Del total de las personas privadas de la libertad en el país, 197,516 (94.80%) son hombres y 10,827 (5.20%) son mujeres, de este universo 170,025 (81.61%) se encuentran sujetas al fuero común y 38,318 (18.39%) al fuero federal, mientras que 79,786 (38.29%) se encuentran en proceso y 128,557 (61.70%) se encuentran cumpliendo una sentencia.

Una perspectiva de la problemática que se presenta en el Sistema Penitenciario Nacional se puede observar de las evaluaciones anuales derivadas del Diagnóstico Nacional Penitenciario, tanto en centros federales como estatales y municipales. En este sentido se ha evidenciado que existe una gran insuficiencia de actividades laborales, educativas y deportivas, así como de capacitación para el trabajo, además de que, la deficiencia en la atención de la salud de las personas en reclusión continúa siendo, en la generalidad de los centros, una problemática mayor, ocasionada tanto por la falta de personal médico como de equipo y fármacos necesarios para atención de la salud.

A lo anterior, se le suman problemáticas tales como, las malas condiciones de diferentes áreas de los establecimientos penitenciarios, la presencia cada vez mayor de grupos delincuenciales que generan autogobierno y violencia al interior de éstos.

Es importante señalar que los parámetros bajo los cuales se atienden las quejas y se efectúan las supervisiones penitenciarias, tiene como base la normatividad nacional e internacional, siendo el referente normativo internacional fundamental para el trabajo de la Comisión Nacional, las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela).

A través del DNSP se ha identificado que las principales problemáticas que inciden de forma preponderante en el Sistema Penitenciario Nacional, y que han permanecido en índices similares durante los últimos años, se encuentra: la falta de separación entre procesados y sentenciados (77.8%), deficientes condiciones materiales y de higiene en diversas instalaciones de los centros (76.3%), el hacinamiento (43.8%), la sobrepoblación (32%), insuficiente personal médico, de seguridad y custodia (68.7%), deficiencia en la atención al derecho de protección de la salud (48.8%); así como, la presencia de condiciones de autogobierno y violencia al interior de los establecimientos penitenciarios (49.6%).

Las problemáticas existentes en los centros penitenciarios del país inciden principalmente en la vulneración de los siguientes derechos humanos de las personas privadas de la libertad son el derecho a la reinserción social, el derecho a la salud, derecho a la integridad personal, a permanecer en una estancia digna y el derecho a la seguridad jurídica.

De acuerdo con los datos de los últimos diagnósticos emitidos, los estados que por más de tres años permanecen con las evaluaciones más bajas son: Guerrero, Hidalgo, Nayarit, Quintana Roo y Tamaulipas.

El Sistema Penitenciario Nacional se integra por centros tanto locales como federales y en este sentido las diversas autoridades responsables que son susceptibles de violentar los derechos humanos de las personas en reclusión, pudiendo ser el personal directivo, administrativo y técnico, así como como el de seguridad y custodia.

Como parte de los factores que persisten e impiden mejorar las condiciones y trato de las personas que se encuentran privadas de la libertad son en general la falta de conocimiento y capacitación del personal en materia penitenciaria y de derechos humanos, falta de perfiles adecuados y vocación, así como los esquemas de corrupción que se enquistan en los centros.

Ante tal circunstancia, a efecto de mejorar las condiciones de las personas privadas de la libertad, para hacer efectiva la reinserción social, resulta indispensable que se fortalezca la protección y observancia de los derechos humanos a través de una política nacional en la que participen los poderes del Estado.

Para ello, resulta necesario que se establezcan lineamientos claros, sustentados y consecuentes con la realidad, que hagan posible el fortalecimiento de una cultura de la legalidad y respeto a los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, que impliquen el derecho a la reinserción, el derecho a la salud, derecho a la integridad personal, a permanecer en una estancia digna y el derecho a la seguridad jurídica.

Objetivos y Fundamento Normativo de los Derechos Humanos de las Personas Privadas de la Libertad

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos tiene dentro de sus atribuciones, señaladas en el artículo 6°, fracciones VII, IX y XII de la ley que le rige, supervisar el respeto de los derechos fundamentales dentro del sistema penitenciario del país, así como el impulsar la observancia de los derechos humanos en el país, así como formular programas y proponer acciones en coordinación con las dependencias competentes que impulsen el cumplimiento dentro del territorio nacional de los tratados, convenciones y acuerdos internacionales, signados y ratificados por México en materia de derechos humanos; en con el artículo 15, fracción VIII del mismo ordenamiento, que señala la facultad del Titular de la Comisión para formular las propuestas generales, conducentes a una mejor protección de los derechos humanos en el país.

La Comisión Nacional realiza permanentemente visitas de supervisión a los centros de reclusión del país con el propósito de proteger los derechos humanos de quienes se encuentran privados de la libertad. Es así que ante la necesidad de identificar puntualmente las condiciones que permitan garantizar el respeto a los derechos humanos de internos, este Organismo Autónomo cuenta con una metodología de supervisión, llevada a cabo mediante visitas y recorridos en centros penitenciarios previamente determinados, donde se aplican las Guías de Supervisión diseñadas específicamente con ese objetivo, para posteriormente llevar a cabo el procesamiento de la información y el análisis de resultados, que concluye con la elaboración del Diagnóstico anual que se da a conocer a las diversas autoridades competentes en la materia.
 
Es importante señalar, que para aplicar las Guías de Supervisión que conforman parte de la metodología de evaluación en materia de derechos humanos, es necesario el apoyo y coordinación con los organismos locales de protección a derechos humanos.
 
Es así que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, lleva a cabo anualmente la realización del Diagnóstico Nacional en materia penitenciaria, con el objetivo de que las autoridades penitenciarias pertinentes puedan orientar políticas públicas tendentes a garantizar el respeto de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad que se encuentran en los centros de reclusión del país; aunado a ello, a través de diversos pronunciamientos se contribuye a la implementación de buenas prácticas y aplicación de estándares internacionales que favorezcan a la reinserción social y contribuyan a la optimización del sistema.

Visitas de Supervisión a Centros de Reclusión (DNSP)

Para la elaboración del DNSP 2017, se visitaron 198 establecimientos penitenciarios que incluyeron: 131 centros de reinserción social locales, 20 establecimientos dependientes de la federación, 3 prisiones militares y 44 cárceles municipales. Al momento de las visitas de supervisión, la población de estos centros ascendía a 186,829 internos (9,845 mujeres y 176,984 hombres), lo que representó poco más de dos terceras partes de la población total penitenciaria del país.
 

Acciones de Promoción y Divulgación en Materia Penitenciaria

Con el propósito de ofrecer herramientas que permitan a operadores del sistema penitenciario optimizar su funcionamiento y garantizar la observancia de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad, así como contribuir a su reinserción social, el 10 de febrero se llevó a cabo la presentación del Libro “Un modelo de Prisión”, cuyo contenido busca generar las bases para crear un sistema orientado al respeto de los derechos humanos. En ese mismo marco, con motivo de la Conmemoración del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se realizó la Exposición fotográfica “Evolución del Sistema Penitenciario”.
 
Con el fin de generar un medio de integración y análisis sobre temas relacionados con los derechos humanos de las personas privadas de la libertad a través de la cinematografía, y de formar un sentido crítico y sensibilizar sobre los diferentes fenómenos que se presentan en entornos penitenciarios y otros relacionados con este sector de la población, de febrero a diciembre se llevó a cabo la Tercera Edición del Ciclo de Cine Debate Además, se publicaron los materiales Segundo y Tercer Ciclo Cine Debate "Sistema penitenciario y adolescentes que infringen la Ley Penal a través de un enfoque Cinematográfico", en el que se analizan los derechos relacionados con el debido proceso, la reinserción social, integridad y seguridad personal, la presunción de inocencia y pena de muerte, entre otros.
 
Igualmente, el 27 de marzo en el marco del Día Mundial del Teatro, se llevó a cabo su conmemoración con el tema “Teatro Penitenciario”, el cual se ha configurado como una herramienta para la reinserción social de las personas privadas de la libertad en centros penitenciarios del país.
 
Así también con motivo de la celebración del día del niño, se llevó a cabo en la Ciudad de Carrillo Puerto, lugar donde se encuentran más de 200 mil personas que hablan lengua maya la presentación del libro de cuentos infantiles “Entre Canas, Arrugas y Amor. Hacia una cultura de los derechos humanos”, mismo que fue traducido a esta lengua, con el propósito promover una cultura de respeto de los derechos humanos entre niñas y niños e impulsar los derechos lingüísticos de los pueblos indígenas, por ser instrumentos de comunicación y atributos fundamentes de la identidad cultural y la realización del potencial individual y colectivo. En dicho evento estuvieron la Doctora Ruth Villanueva Castilleja, Tercera Visitadora General y el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo, así como la Presidenta Municipal de Carrillo Puerto, niñas y niños de la región y otras autoridades locales.
 
Con motivo de la celebración del Día Internacional de Nelson Mandela, el 14 de julio en las instalaciones del Antiguo Palacio de Lecumberri, hoy Archivo General de la Nacional, se llevó a cabo un evento para impulsar la aplicación de los principios contenidos en la Reglas Mínimas de la Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos “Reglas Mandela”, aprobadas en la Resolución 70/175 de la Asamblea General, el 17 de diciembre de 2015. En ese marco, se hizo la presentación del libro Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los Reclusos se instauró la Cátedra Extraordinaria la Justicia Restaurativa “Nelson Mandela” siendo la recipiendaria la Dra. Esther Giménez-Salinas Colomer; contando con la participación de 159 personas.
 
Así también, se llevaron a cabo conferencias en torno al tema “Acceso a la Justicia y Derechos Humanos” en las Casas de la Cultura Jurídica de los Estados de Campeche y Quintana Roo, asistiendo un total de 120 personas. Además, del 21 al 23 de noviembre se impartió el Curso “Derechos humanos, prevención de la tortura y Protocolo de Estambul”, a personas servidoras públicas del Centro Federal de Readaptación Social No. 5 Oriente, en Villa Adama, Veracruz, con 170 participantes.
 
En el marco de los 16 Días de Activismo en Contra de la Violencia de Género, los días 7 y 8 de diciembre se llevó a cabo la Exposición y venta de productos elaborados por mujeres privadas de la libertad del Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha, de la Ciudad de México; se distribuyó material bibliográfico sobre derechos humanos de las mujeres y prevención de la violencia de género a los 17 Centros Femeniles de Readaptación Social en la República Mexicana; y dentro del  Tercer Ciclo de Cine Debate “Sistema penitenciario, adolescentes que infringen la ley penal y prevención de la tortura a través de un enfoque cinematográfico”,  se exhibió la película “La voz dormida” (2011), film en el que se abordaron los temas sobre tortura y derechos humanos de las mujeres en reclusión.
 
Por su parte, con la finalidad de que las personas privadas de la libertad conozcan sus derechos humanos y las acciones que este Organismo Nacional lleva a cabo, a fin de defenderlos y protegerlos, así como contribuir a la formación de una cultura de respeto a los derechos humanos, este año se distribuyó entre la población privada de la libertad y las autoridades penitenciarias de toda la República Mexicana un total de 29,110 impresos y publicaciones, entre los que destacan las compilaciones “Normatividad Nacional e Internacional en materia de Justicia para Adolescentes que infringen la ley penal” y las Observaciones del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas relacionadas con adolescentes que infringen la ley penal” en el marco del Día Universal del Niño, que se celebra todos los años el 20 de noviembre; la obras “Equidad y Justicia”, “Danza del Venado”, “Ilustres que estuvieron en Cárcel”, “Catálogo de Murales Penitenciarios”, Segundo y Tercer Ciclo de Cine Debate Sistema penitenciario, adolescentes que infringen la ley penal y prevención de la tortura a través de un enfoque cinematográfico.

Vinculación con Organismos Internacionales y Nacionales

Con el objeto de promover la observancia de los derechos humanos, el 23 de febrero, se suscribió un Convenio de Colaboración con el Observatorio Ciudadano del Sistema Penitenciario, a fin de promover el estudio, análisis e investigación en materia de Justicia y Derechos Humanos.
 
Asimismo, ante la demanda de fortalecer el estado de derecho y la cultura de la legalidad, el 14 de septiembre se firmó la Carta de Intención con la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito; y el 28 del mismo mes se realizó una reunión de trabajo para la presentación del Programa de Acción para Fortalecimiento de actividades en pro del derecho a la reinserción social en la que participaron representes la UNODC, y personas servidoras públicas del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social. En ese contexto, del 29 de septiembre al 3 de octubre se llevó una visita de trabajo a las “Islas Marías”, en donde se llevaron a cabo reuniones con servidoras y servidores públicos de ese Centro, y con representantes de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, así como de la sociedad civil para la implementación del Plan de Acción para fortalecer el Sistema Penitenciario con un enfoque de Derechos Humanos, comprometiéndose a colaborar y brindar el apoyo necesario para el logro de los objetivos. En ese marco, se entregaron ejemplares de las Reglas Mínimas de la Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos “Reglas Mandela” a toda la población interna, lo que motivo a la instalación de un lugar para la promoción y difusión de los derechos humanos en la comunidad penitenciaria, creándose espacio de oportunidad en ese penal.

Así también, con objeto de establecer y desarrollar estrategias de apoyo y colaborar en acciones conjuntas de promoción y divulgación, entre las que se incluyen, entre otras, Conferencias, Congresos, Cursos y Talleres cuya temática esté relacionada con la reinserción social y los Derechos Humanos, el 17 de octubre, se suscribió un convenio de colaboración con la organización “Desarrollo Social y Recuperación de Valores" A.C.

Por su parte, con el propósito de desarrollar las acciones de cooperación para la difusión de las Reglas "Nelson Mandela"; así como la difusión de buenas prácticas y experiencias exitosas en el ámbito penitenciario, el 2 de noviembre se suscribió una Carta de Intención con el Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD).

Además, con el establecer y desarrollar estrategias de apoyo, para llevar a cabo acciones de promoción, divulgación, análisis y estudio de los derechos humanos, el 22 de diciembre se suscribió un Convenio de Colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Acciones Encaminadas al Fortalecimiento de los Derechos Humanos en el Sistema Penitenciario

A través de la Recomendación General No. 30 Sobre Condiciones de Autogobierno y/o Cogobierno en los Centros Penitenciarios de la República Mexicana, emitida el 8 de mayo de 2017 se formularon propuestas que incidan a la adopción de medidas concretas que permitan fortalecer el sistema penitenciario nacional.

Por su parte, el 30 de septiembre, se emitió el Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre personas mayores en los centros penitenciarios de la República Mexicana, en el cual se plantean diversas propuestas dirigidas a garantizar la debida atención a este grupo de población con pleno respeto de sus derechos humanos.

 

Acciones de Atención Inmediata en Centros Federales

Como se ha mencionado, el Sistema Penitenciario Mexicano se caracteriza por una gran variedad de problemáticas que se suscitan día con día al interior de los centros de reclusión, las cuales representan situaciones de riesgo de violación a derechos humanos.
 
Al inicio de la presente administración surgieron cuestionamientos y retos que afrontar ante las problemáticas más recurrentes considerándose necesario modificar el enfoque de la intervención de este Organismo con una perspectiva que privilegie una comunicación más cercana entre las personas privadas de la libertad y la CNDH, mediante la implementación de mecanismos que permitan la atención de internos a fin de resolver sus peticiones de manera óptima evitando la dilación de la comunicaciones escritas y se fortalezca la vinculación con las autoridades penitenciarias.
 
En este sentido, la CNDH con el propósito de fortalecer el respeto de los derechos humanos de las personas en reclusión, planteó como estrategia de trabajo, basada en la  conformación de brigadas in situ integradas por Visitadores Adjuntos con el fin de recibir peticiones que por su naturaleza permitan una solución inmediata; dar seguimiento de las medidas adoptadas por las autoridades; brindar asesoría y realizar gestiones encaminadas a salvaguardar los derechos humanos de las personas en reclusión y sus familiares, así como recabar documentales que lleven a la conclusión de los casos en trámite.
 
Así, durante el periodo la CNDH tuvo presencia permanente en los centros federales de Almoloya, Estado de México; Tepic, Nayarit; Villa Aldama, Veracruz; Gómez Palacio, Durango; Ocampo, Guanajuato; Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca, Villa Comaltitlán, Tapachula, Chiapas y Coatlán del Río, Morelos, lo que permitió la atención inmediata in situ a 2,494 casos, de los cuales 1,287 corresponden a atención médica, 286 con asesoría legal y 921 sobre cuestiones administrativas, así como la gestión de 901 escritos registrados que por su naturaleza permitieron la solución al conflicto planteado.
 
Por otra parte, para dar atención a expedientes en trámite se organizaron brigadas de trabajo a otros centros federales diversos centros de reclusión del fuero común habiéndose realizado un total de 194 visitas en centros federales, lo que implicó la atención a 1,570 personas privadas de la libertad, además también se proporcionó la atención inmediata in situ para 222 casos (134 atención médica, 34 asesoría jurídica, 54 administrativas).

Resultados del DNSP 2016

El 22 de mayo de 2017 se dio a conocer a las autoridades federales y estatales el resultado del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2016. Éste se integró con información de las visitas realizadas por el personal de la CNDH en ese año, del análisis que llevó a cabo de la información obtenida a través de las entrevistas a las y los servidores públicos de los centros penitenciarios y de las encuestas realizadas a los internos.

 

Metodología para la Elaboración del DNSP

La aplicación del DNSP se lleva a cabo a través de visitas consistentes en recorridos de supervisión a cada uno de los centros penitenciarios previamente determinados, donde se aplican los instrumentos de supervisión y se realizan entrevistas directas al titular del centro, a los responsables de las áreas técnicas, al personal de seguridad y custodia; y fundamentalmente, a los internos, lo anterior siempre considerando la perspectiva de respeto a los derechos humanos de los mismos.
 
Para la elaboración del diagnóstico anual sobre la situación de los centros de reclusión del país, se trabajó sobre una metodología orientada a tres aspectos: 1) Recabar información mediante opiniones de los directores de los centros, del personal de seguridad, de custodia y de áreas técnicas; 2) Aplicar encuestas a los internos; y, 3) Realizar recorridos a diversas instalaciones y módulos que conforman los centros del sistema penitenciario.
 
Para la supervisión de los centros de reclusión en esta materia se han establecido cinco áreas o rubros relacionados con aspectos garantizan la integridad física psicológica y moral del interno, una estancia digna, condiciones de gobernabilidad, la reinserción social del interno y un entorno de igualdad para los grupos de personas en situación de vulnerabilidad (mujeres, menores de edad, adultos mayores). Cada rubro, a su vez, se subdivide en temas a los cuales se les secciona en indicadores y sub indicadores con la finalidad de que la supervisión sea más acuciosa y objetiva.
 
En ese contexto, resulta de suma importancia que las y los servidores públicos de los organismos locales de protección a los derechos humanos que colaboran en la supervisión de los centros, cuenten con la capacitación necesaria sobre la metodología de aplicación de instrumentos para la elaboración del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria. Para ello, personal de este Organismo Nacional, se dio a la tarea de impartir un total de 32 pláticas, a través de las cuales se capacitaron a 151 personas servidoras públicas adscritos a los organismos mencionados (57 mujeres y 94 hombres).
 
Herramientas para accesibilidad