Se recargará la página automáticamente al seleccionar un año para mostrar el informe de actividades
 Buscador   Ir web de la CNDH

Contribución a la Agenda 2030

Antecedentes

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible constituye un hito en la historia de la humanidad. Para comprender su origen e importancia es necesario retroceder en el tiempo poco más de 20 años, al 17 de diciembre de 1998, cuando la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó su resolución 53/202, por la que decidió designar su quincuagésimo quinto período de sesiones como “Asamblea de las Naciones Unidas dedicada al Milenio” y convocar una Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, para atender los desafíos del cambio de siglo.

En preparación de la Cumbre mencionada, el 3 de abril de 2000, en el 54° período de sesiones de la Asamblea General, el señor Kofi Annan, en ese entonces Secretario General de la ONU, presentó su informe "Nosotros los pueblos: La función de las Naciones Unidas en el siglo XXI" (A/54/2000), en cuyo capítulo VII propuso cuatro temas a ser tratados en la Cumbre, toda vez que señaló que no se debía escatimar esfuerzo alguno para:
1. Liberar a todos los hombres y mujeres de la pobreza abyecta y deshumanizadora;
2. Liberar a todos los hombres y mujeres del flagelo de la guerra;
3. Liberar a todos los hombres y mujeres, y sobre todo a nuestros hijos y nietos, del peligro de vivir en un planeta al que las actividades humanas han causado daños irreparables y cuyos recursos no son ya suficientes para satisfacer sus necesidades;
4. Hacer de la ONU un instrumento más eficaz en manos de los pueblos del mundo.

El señor Kofi Annan consideró que el arribo de un nuevo milenio era una ocasión para celebrar, pero también para reflexionar. Razón por la cual afirmó que era indispensable examinar, con una perspectiva más amplia y a más largo plazo, el estado del mundo y los desafíos que presentaba a la ONU. Concluyó que la construcción de un siglo XXI más seguro y más equitativo que el XX exigía el esfuerzo decidido de todos los Estados y de todos los seres humanos.

La Cumbre del Milenio se llevó a cabo del 6 al 8 de septiembre de 2000 en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, teniendo como base las propuestas del Secretario General de la ONU. En ese marco, el 8 de septiembre los Jefes de Estado y de Gobierno de 189 países, aprobaron la Declaración del Milenio (A/RES/55/2), mediante la cual se comprometieron a reducir los niveles de extrema pobreza y establecieron ocho objetivos, conocidos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), cuyo vencimiento se fijó para el año 2015.

Los ODM eran los siguientes:
- Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre;
- Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal;
- Objetivo 3: Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer;
- Objetivo 4: Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años;
- Objetivo 5: Mejorar la salud materna;
- Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades;
- Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente;
- Objetivo 8: Fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

A lo largo de los primeros 14 años de este siglo, se realizaron diversos esfuerzos para impulsar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio:

• En septiembre de 2005 se celebró una Cumbre Mundial en la que los Estados resolvieron adoptar medidas concretas para seguir encontrando modos de aplicar los resultados de la Cumbre del Milenio y de otras grandes conferencias y cumbres de la ONU, a fin de aportar soluciones multilaterales a los problemas de las cuatro esferas siguientes: desarrollo; paz y seguridad colectiva; Derechos Humanos e imperio de la ley, y fortalecimiento de las Naciones Unidas.

• El 25 de septiembre de 2008 se realizó una reunión de alto nivel en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Al concluir la reunión, se asumieron compromisos para concretar los próximos pasos para el logro de los ODM.

En el mes de septiembre de 2010, se llevó a cabo la Cumbre Mundial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la cual finalizó con la aprobación del Plan de Acción Mundial “Cumplir la promesa: unidos para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Este Plan se adoptó a cinco años del plazo fijado para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y quedó plasmado en la resolución 65/1, aprobada el 22 de septiembre de 2010 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

• El 23 de septiembre de 2013 el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, el señor Ban Ki-moon, organizó un foro de alto nivel para acelerar las acciones hacia la consecución de los ODM y enriquecer las deliberaciones de la Asamblea General con una perspectiva de futuro.

Dos días después, el 25 de septiembre de 2013, el Presidente de la Asamblea General de la ONU organizó un acto especial de seguimiento de la labor realizada para lograr los ODM, a fin de acelerar su cumplimiento. En el documento final del acto especial, adoptado por los Estados miembros, éstos se comprometieron a elaborar una sólida agenda para el desarrollo después de 2015 que se sustentara en los cimientos sentados por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, sirviera para concluir la labor inacabada y respondiera a los retos nuevos.

Asimismo, acordaron celebrar una Cumbre de alto nivel en septiembre de 2015 para adoptar un nuevo grupo de Objetivos a partir de los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

De acuerdo con el documento final del acto especial antes mencionado, a lo largo del año 2014, se efectuó la preparación de la agenda para el desarrollo después de 2015. Labor que se vio facilitada por los actos convocados por la Asamblea General de la ONU con el tema “La agenda para el desarrollo después de 2015: preparando el terreno”.

La elaboración de la agenda para el desarrollo después de 2015 fue una tarea inclusiva y centrada en las personas, que comprendió consultas públicas, interacción con la sociedad civil, el sector privado y negociaciones entre los países. El Secretario General de la ONU, a solicitud de la Asamblea General, resumió toda la gama de aportaciones recibidas, presentó un informe de síntesis e hizo recomendaciones.

El proceso culminó con la cumbre a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno -Cumbre de las Naciones Unidas para la aprobación de la agenda para el desarrollo después de 2015-, efectuada del 25 al 27 de septiembre de 2015 en la sede de la ONU en Nueva York.

En efecto, el 25 de septiembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas, integrada por los 193 miembros de la Organización, adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en su resolución 70/1, concluyendo así el proceso iniciado años atrás.

Situación Actual

La Agenda 2030 plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las tres dimensiones del desarrollo sostenible, a saber: económica, social y ambiental. Es un plan de acción favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que tiene también la intención de fortalecer la paz mundial y el acceso a la justicia.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son:

Objetivo 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo.
Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.
Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades.
Objetivo 4. Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.
Objetivo 5. Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas.
Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.
Objetivo 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos.
Objetivo 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.
Objetivo 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.
Objetivo 10. Reducir la desigualdad en los países y entre ellos.
Objetivo 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.
Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.
Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.
Objetivo 14. Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.
Objetivo 15. Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.
Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas.
Objetivo 17. Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Los Objetivos y las metas reflejan el resultado de más de dos años de un activo proceso de consultas públicas y de interacción con la sociedad civil y otras partes interesadas en todo el mundo, durante el cual se tomó en cuenta especialmente la opinión de los más pobres y vulnerables.

Como se indica en el texto de la resolución, la Agenda tiene un alcance y una importancia sin precedentes, ya que todos los países miembros de la ONU la aceptaron y se aplica a todos ellos, teniendo en consideración, por supuesto, las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de cada uno y respetando sus políticas y prioridades nacionales. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las metas son universales y afectan al mundo entero, tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados en la Agenda, pretenden retomar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y conseguir lo que éstos no lograron. Tratan de ir más allá para poner fin a la pobreza. Éste es el principal desafío que representa la Agenda 2030: alcanzar el éxito que los Objetivos de Desarrollo del Milenio dejaron pendiente.

Además, implica, al interior de cada país, lograr la organización y coordinación entre sus diferentes autoridades e instancias para hacer realidad los Objetivos y sus metas, así como alinear los presupuestos para la consecución de este fin.

De acuerdo con la resolución 70/1, los nuevos Objetivos y metas entraron en vigor el 1 de enero de 2016 y guiarán las decisiones que adopten los países durante los siguientes 15 años. Los 193 Estados miembros de la ONU expresaron su inquebrantable compromiso de cumplir la Agenda y utilizarla al máximo para transformar nuestro mundo en un lugar mejor para el 2030. En consecuencia, los jefes de Estado prometieron que nadie se quedará atrás.

Los Gobiernos son los principales responsables de realizar, en el plano nacional, regional y mundial, el seguimiento y examen de los progresos conseguidos en el cumplimiento de los ODS y las metas durante los siguientes 15 años, según los párrafos 47, 48, 72 74, 75 y 82 de la resolución en comento. Los Gobiernos se comprometieron a llevar a cabo un proceso sistemático de seguimiento y examen en los distintos niveles, como se indica en la propia Agenda y en la Agenda de Acción de Addis Abeba.

Retos del Estado Mexicano

Respecto del Gobierno de México, éste debe:
• Dar seguimiento y cumplimiento a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, de conformidad con el compromiso adquirido en el mes de septiembre de 2015.
• Continuar presentando el Informe Nacional Voluntario ante el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de la ONU, a fin de dar cuenta del cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
• Mantener actualizada la información disponible al público sobre los avances alcanzados.
• Fortalecer la difusión entre las personas servidoras públicas el contenido de la Agenda 2030, la importancia de su implementación, además de brindar las herramientas para tal efecto.

Retos de las INDH

Por lo que atañe a las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, es preciso que deben:
• Continuar el fortalecimiento de la Institución, a través de su autonomía, con los fundamentos que señalan los Principios de París; especialmente a lo que se refiere en el apartado B, donde se hace mención a la composición y garantías de independencia y pluralismo, es necesario que la composición de la institución nacional y el nombramiento de sus miembros; deben ajustarse a un procedimiento que ofrezca todas las garantías necesarias para asegurar la representación pluralista de las fuerzas sociales (de la sociedad civil) interesadas en la promoción y protección de los Derechos Humanos, en particular mediante facultades que permitan lograr la cooperación eficaz.
• Fomentar la participación de los representantes de las organizaciones no gubernamentales competentes en la esfera de los Derechos Humanos y la lucha contra la discriminación racial, los sindicatos, las organizaciones socioprofesionales interesadas, en particular juristas, médicos, periodistas y personalidades científicas; las corrientes de pensamiento filosófico y religioso; los universitarios y especialistas calificados.
• Conservar una infraestructura apropiada para el buen desempeño de sus funciones, dotación de personal y locales propios, a fin de lograr la autonomía respecto del Estado y no estar sujeta a controles financieros que podrían limitar su independencia.
• Organizar mejor sus tareas y busquen una mayor especialización de sus colaboradores para atender las necesidades y circunstancias propias existentes en cada país, a la luz de los Objetivos y las metas de la Agenda 2030.
• Fortalecer sus relaciones con las autoridades, la sociedad civil, la academia y todos los actores interesados en la consecución de la Agenda, para impulsar la construcción de mecanismos nacionales de seguimiento u observatorios.
• En el ámbito internacional, es necesario consolidar el intercambio de buenas prácticas entre las INDH. La experiencia acumulada en estas Instituciones puede verse plasmada en publicaciones o materiales de difusión que podrían ponerse a disposición en una página electrónica dedicada a la Agenda 2030.

Retos de otros actores interesados:

Academia:

• Será parte indispensable en la difusión del contenido mismo de la Agenda 2030, no sólo en las aulas, sino también en sus publicaciones e investigaciones.
• Incluirá en sus planes de estudio, en el marco de la educación en Derechos Humanos, la revisión de la Agenda 2030, con sus respectivos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas.
• Colaborará en la realización de diagnósticos en cada uno de los temas de las 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.
• Podrá dar seguimiento al cumplimiento de la Agenda 2030 mediante la elaboración y medición de indicadores para cada Objetivo de Desarrollo Sostenible.

ONG:
• La sociedad civil deberá ser parte fundamental en las alianzas eficaces que se integren, aprovechando su experiencia en la materia y las estrategias que ya implementan para la obtención y ejercicio de recursos.
• Colaborarán como asesores de gobiernos federal, estatal y municipal en la implementación de la Agenda.
• Revisarán, en conjunto con el Gobierno, el nivel de cumplimiento de los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible, señalando con oportunidad las áreas que requieren atención para su cumplimiento.

Indispensables 2020
• A nivel nacional, se debe fortalecer la relación de la CNDH con las autoridades, las organizaciones de la sociedad civil, la academia y todos los actores interesados en el cumplimiento de la Agenda para impulsar su seguimiento y la difusión de indicadores a nivel nacional que permitan medir de manera clara el grado de avance de cada meta;
• Es importante que la CNDH promueva la inclusión de los Objetivos de la Agenda 2030 en todo el quehacer público, de tal manera que no se dupliquen esfuerzos y los presupuestos contemplen el logro de las metas y las diversas autoridades o instancias involucradas en cada una de ellas;
• Es preciso que la CNDH reafirme a las autoridades que la realización de los Derechos Humanos está vinculada con el ejercicio presupuestal gubernamental, por lo que ninguna reducción o ajuste al presupuesto puede estar por encima de la protección de estos
derechos o comprometer la dignidad humana, ya que su ésta debe ser el eje del presupuesto público.
La CNDH como Institución con experiencia en monitoreo e implementación de compromisos internacionales tendrá que pasar a desempeñar una acción aún mayor en el monitoreo, revisión de las políticas públicas y generar indicadores que nos permitan impulsar y dar seguimiento al cumplimiento de la Agenda 2030, con una visión de Derechos Humanos.

Principales Acciones realizadas por la CNDH en 2019

Para resaltar el papel de la Comisión Nacional en el cumplimiento de los objetivos, el de alcanzar a todos los sectores de la población, así como para lograr que las metas se cumplan, ha sido necesario que, desde la propia institución se lleve a cabo esta transversalización y se genere la directriz para el cumplimiento de sus propias metas. De la misma manera, el compromiso de las Instituciones como la CNDH, debe ser el de contribuir a que los Estados combatan el hambre y logren la seguridad alimentaria, trabajen para garantizar una vida sana y una educación de calidad; propicien la igualdad de género, aseguren el acceso al agua y la energía, así como adopten medidas urgentes contra el cambio climático, promuevan la paz y faciliten el acceso a la justicia. La incorporación de los Derechos Humanos en la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es un elemento decisivo y las Instituciones Nacionales puede ser detonantes de articulación de esfuerzos entre actores clave, gobiernos y la sociedad civil organizada.

La Declaración de Mérida es el resultado de la Décimo segunda Conferencia Internacional de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos que se llevó a cabo en Mérida, Yucatán, en el mes de octubre de 2015. Esta Conferencia fue organizada por la CNDH, en colaboración con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI) – que en ese entonces se denominaba Comité Internacional de Coordinación de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (CIC)-, y tuvo como tema “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: ¿Qué papel tienen las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos?”.

Al concluir la Conferencia, las INDH participantes adoptaron la Declaración de Mérida, que prevé las acciones de promoción, protección, cooperación y asesoría que las INDH y las agrupaciones de las mismas, han de realizar para impulsar la ejecución de la Agenda 2030.

Desde el inicio de la planeación estratégica que llevaron a cabo todas las Unidades Responsables que integran a la CNDH, se encaminó un esfuerzo compartido para vincular los proyectos a realizar en el año, con la Agenda 2030, lo cual nos ha permitido ver las aportaciones que ha logrado este Organismo Autónomo, a los retos planteados a través de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. De esta manera, esta noble institución ha logrado plantear objetivos y caminos en común con organizaciones internacionales como la ONU, para encaminar tareas y acciones trascendentes para la protección, prevención y observancia de los Derechos Humanos, así como para el impulso de la ambiciosa visión de la Agenda en mención, que integra las dimensiones económica, social y ambiental.

El Foro Político de Alto Nivel, bajo los auspicios de la Asamblea General y el Consejo Económico y Social, desempeña un rol central en la supervisión de ese proceso de seguimiento y examen a nivel mundial. Los procesos de seguimiento y examen a todos los niveles son de carácter voluntario y están liderados por los Estados, y se llevan a cabo utilizando un conjunto de indicadores mundiales que se complementan con indicadores regionales y nacionales formulados por los Estados. La labor del Foro Político de Alto Nivel se basa en un informe anual sobre los progresos de los ODS que elabora el Secretario General en cooperación con el sistema de la ONU a partir del marco de indicadores mundiales, los datos de los sistemas nacionales de estadística y la información reunida en el plano regional. El Foro también toma en cuenta el Informe mundial sobre el desarrollo sostenible. De acuerdo con el párrafo 87 de la resolución, el Foro Político de Alto Nivel, que se reúne cada cuatro años bajo los auspicios de la Asamblea General de la ONU, proporciona orientación política de alto nivel sobre la Agenda y su implementación, detecta los progresos conseguidos y los problemas emergentes y moviliza nuevas medidas para acelerar la implementación de las normas internacionales de Derechos Humanos a nivel nacional.

La reunión del Foro, organizada bajo los auspicios de la Asamblea General y a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, tuvo lugar los días 24 y 25 de septiembre de 2019 en la sede de la ONU en Nueva York en el 74° período de sesiones de la Asamblea General. Esta reunión, también conocida como Cumbre ODS, es la primera desde la adopción de la Agenda en 2015 y con ella inició un nuevo ciclo de reuniones para maximizar la coherencia con el proceso de revisión cuadrienal de la implementación de la Agenda. En esta reunión los Estados también adoptaron la declaración política: Avanzando hacia un decenio de acción y resultados en favor del desarrollo sostenible.

A principios del mes de septiembre de 2019, antes de la Cumbre, varios países y otros actores interesados presentaron 45 "Acciones de Aceleración de ODS", que describen iniciativas voluntarias para acelerar la implementación de la Agenda 2030 y que fueron abordadas en la reunión. Por ejemplo, Finlandia se comprometió a lograr la neutralidad de carbono para 2035 y convertirse en “carbono negativo” poco después; los Países Bajos indicaron que duplicarán su objetivo para el número de personas que obtendrán acceso a la justicia en 2020, y que la mitad de ellas serán mujeres.

Es de destacar que, el 23 de septiembre de 2019, en el marco del 74° período de sesiones de la Asamblea General, se realizó también la Cumbre sobre el clima (organizada por el Secretario General) y la Reunión de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal (organizada por la Asamblea General), temáticas vinculadas con el cumplimiento de los ODS.

En el marco de la preparación de la Cumbre, el 11 de septiembre de 2019, se dio a conocer que en la reunión se presentarían ante los líderes mundiales el informe The Future is Now: Science for Achiving Sustainable Development (El Futuro es Ahora: la Ciencia al Servicio del Desarrollo Sostenible), elaborado por un grupo independiente de científicos, quienes afirman que lograr los ODS es todavía posible, pero se requiere un cambio urgente en la relación entre los seres humanos y la naturaleza, abordar el cambio climático, proteger la biodiversidad y reducir la desigualdad tanto social como de género, por lo que proponen veinte medidas para ello. Con la presentación de este Informe concluyó la tarea asignada a este primer Grupo Independiente de Científicos.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una hoja de ruta que busca la paz, erradicar la pobreza y propiciar el desarrollo de la humanidad. Por ello, las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (INDH) han colocado en la agenda nacional e internacional esta perspectiva. Son 169 metas por cumplir, que abarcan las dimensiones económica, social y ambiental, así como la necesidad de garantizar el acceso a la justicia y el empoderamiento de las mujeres.

La Agenda se basa en marcos que incluyen la rendición de cuentas y el monitoreo; dentro de esos marcos, está previsto que las Instituciones Nacionales contribuyan, entre otros aspectos, a fortalecer la rendición de cuentas de las personas servidoras públicas. La revisión periódica del país será la oportunidad para que cada Institución Nacional garantice que los criterios de los Derechos Humanos estén integrados en los programas estatales como parte de su reconocido papel de promover la implementación de las normas internacionales de Derechos Humanos a nivel nacional.

Por ello,la CNDH ha elaborado y publicado el Informe denominado "La CNDH y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", a fin de dar cuenta de la labor de la CNDH para transversalizar, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Declaración de Mérida. Asímismo, contribuir a la labor antes señalada de las Instituciones Nacionales, sumándose a los ejercicios realizados por las INDH de Argentina y Dinamarca. Cabe señalar que uno de los instrumentos que se analiza en el presente documento es la llamada Declaración de Mérida, que ha consensado la labor a desempeñar por las Instituciones Nacionales en la contribución al cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La misma, fue aprobada por las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, en su 12ª Conferencia Internacional, celebrada en la ciudad de Mérida, Yucatán, en octubre de 2015 y se ha convertido en un parteaguas para ellas.
Herramientas para accesibilidad