Se recargará la página automáticamente al seleccionar un año para mostrar el informe de actividades
 Buscador   Ir web de la CNDH

INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2018    Ayuda

Investigación, Formación Académica, Publicaciones y Biblioteca

Análisis Situacional

Antecedentes
 
En el ámbito internacional, en específico, en la Mesa Redonda sobre la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Educación y Formación en materia de Derechos Humanos: buenas prácticas y dificultades, firmada el 27 de marzo de 2017, se hizo hincapié en la educación incluyente, destacando que la
“[…] educación en materia de derechos humanos debía ser contextualizada para tener en cuenta determinadas realidades y determinados problemas de derechos humanos que enfrentaban las personas a quienes se impartía […] además de que permita que las personas que la reciban pensaran de manera crítica y sensible respecto de la adopción de soluciones inclusivas".

Por su lado, en la arena nacional, si bien uno de los grandes propósitos de la reforma en materia educativa promulgada en 2016 es lograr que todo individuo tenga derecho a recibir educación de calidad en condiciones de equidad, incluyente, sin discriminación y favoreciendo su participación en la sociedad, ese mandato constitucional que también se refrenda particularmente en el artículo 3ro. Constitucional[1] y en el artículo 7 de la Ley General de Educación[2] aún encuentra obstáculos en la vida práctica para hacerse efectivo.
 
En su más reciente informe sobre La educación obligatoria en México. 2017, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) ha señalado que “todavía se observan inequidades significativas que impactan en los contextos socioeconómicos con mayor deterioro”[3]. Por ejemplo, la asistencia a la educación media superior aumentó de 67 a 73.2% entre 2010 y 2015, pero con grandes diferencias por lugar de residencia (urbana, rural o indígena), por escolaridad de las madres y los padres, por marginación de la zona, por participación en el trabajo; asimismo, el abandono escolar no se ha logrado abatir: 4.4% en secundaria, 14.4% en educación media superior. De mantenerse constante, sólo 65 de cada 100 egresarán en tres ciclos escolares[4]. En forma global, la escolaridad promedio de los mexicanos es de 9.2 grados, en el grupo de edad de 24 a 35 es de 10.6; sin embargo, en la Ciudad de México alcanza 11.1, mientras que en Chiapas llega a un 7.3, de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), lo que demuestra que las condiciones de desigualdad y pobreza perpetúan y cristalizan la brecha entre el sector urbano y rural, afectando a todo el sistema educativo en su conjunto. La siguiente gráfica[5] muestra el contraste señalado.

 Tasa de escolaridad en algunas entidades federativas Columna: Ciudad de MéxicoBaja California SurSinaloaJaliscoDurangoGuerreroOaxacaChiapas



Sobre la situación de la educación para algunos grupos de atención prioritaria, como son las niñas, niños y adolescentes con algún tipo de discapacidad, el INEE sugiere que hay que “mejorar los sistemas de registro de la población con discapacidad, adecuar los espacios físicos de las escuelas y dotar a los centros escolares de recursos humanos especializados, así como materiales y equipo indispensables para garantizarle una escolaridad digna a esta población, que registra aproximadamente 23.8% de analfabetismo, en comparación al 4.7% nacional; y una escolaridad de 5.1 años, frente a 9.2 de la población total”[6]. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica de 2014 del INEGI, es de subrayarse que los varones presentan una menor proporción de analfabetas que las mujeres, es decir, un alto porcentaje de mujeres con discapacidad (25.8%) no saben leer y escribir un recado.
 
Situación actual

De cara a este escenario, la Comisión Nacional refuerza su trabajo cotidiano para denunciar las prácticas que vulneran el ejercicio del derecho a la educación y, además, impulsa acciones concretas que pretenden revertir la situación de inequidad y exclusión de aquellos sectores con menos oportunidades dentro del sistema educativo nacional.  

La Educación en y para los Derechos Humanos es una prioridad y una necesidad del Estado Contemporáneo enmarcado en el nuevo orden constitucional de los derechos humanos y por eso brinda al público una calidad educativa que sitúa a la persona como el centro y la procura con contenidos acordes a los mismos. Para este organismo nacional, la educación es un bien público y un mecanismo de inclusión social, un instrumento para fomentar el conocimiento de la norma y el respeto a la legalidad pero que, de igual manera, implica cultivar la formación ética y el compromiso social de las y los estudiantes para que promuevan y protejan sus derechos de forma activa en su futuro ejercicio profesional y en su práctica de ciudadanos (Comunicado de Prensa, N. 53)
 
Por lo anterior, para la CNDH la pedagogía de los derechos humanos es una tarea permanente, inacabada y comprometida para formar mejores personas que promuevan la igualdad, prevengan conflictos y violaciones a los derechos humanos, así como para que fomenten valores y principios en la sociedad en donde se respete a los seres humanos sin distinción por motivos de raza, opinión, sexo, color, religión, preferencia, origen nacional o social, posición económica o cualquier otra condición.
 
En la coyuntura actual, aún prevalece un escaso conocimiento de los derechos humanos y persisten las violaciones a éstos. Frente a lo anterior, la formación y la actualización son necesidades evidentes para quienes desarrollan su potencial profesional en la búsqueda de mejores resultados, por lo que, a través de la continuidad de los programas académicos ofertados al público en general en la materia, como es la Especialidad, Maestría y Doctorado, es que se busca atender esta creciente demanda a nivel nacional.

A fin de expandir la cobertura regional de los programas interinstitucionales, se incorporó a la Universidad Autónoma de Tamaulipas a la Red Interinstitucional de Derechos Humanos conformada por la CNDH y las Universidades Autónomas de Baja California Sur, Campeche, Tlaxcala y Guanajuato, reconociendo que las instituciones de educación superior no solo son casas del conocimiento, investigación, innovación y desarrollo, sino que también se consolidan como espacios del reconocimiento y vigencia de los derechos humanos, del respeto y convivencia pacífica entre las personas, así como de la igualdad sustantiva y el desarrollo armónico para todas las personas. (Comunicado de Prensa, N. 179)


Retos del Estado Mexicano e Indispensables 2019

No obstante los avances en el ámbito normativo e institucional y de política pública, vale preguntarse por la real solidez de lo avanzado y cómo ha impactado la inclusión de la educación en derechos humanos sobre la calidad de la misma, sobre el rendimiento de los estudiantes o sobre los ambientes de aprendizaje, en específico, en contextos de violencia.

Hay que reconocer que los esfuerzos por integrar la educación en derechos humanos en los planes educativos son aún escasos, faltan actualizar los programas de enseñanza y modificar los materiales y, de igual forma, subsisten debilidades importantes, principalmente, en el terreno pedagógico y en la urgencia de formar a los educadores en este campo. Asimismo, un reto para el futuro inmediato será el diseño de indicadores que nos permitan monitorear y analizar los avances en esta importante materia. Algunas de las variables a considerar serían la inclusión transversal de los derechos humanos en la currícula a todos los niveles escolares, el número de programas de Licenciatura, Maestría, Doctorado, así como cursos y seminarios en el sistema educativo y el número de alumnos egresados anualmente de los mismos, proyectos de investigación y las metodologías pedagógicas utilizadas, entre otros. 

Asimismo, es necesario socializar los contenidos de derechos humanos entre la población a través de los medios de comunicación (prensa, radio, cine, televisión, medios digitales y redes sociales), con el objetivo de sensibilizar a la sociedad en la materia.

 
 

[1] El párrafo segundo del artículo tercero constitucional reconoce que “la educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia.”
[2] Ley General de Educación, Artículo 7, fracción VI, “la educación en nuestro país debe promover el valor de la justicia, de la observancia de la Ley y de la igualdad de los individuos ante ésta, propiciar la cultura de la legalidad, de la inclusión y la no discriminación, de la paz y la no violencia en cualquier tipo de sus manifestaciones, así como el conocimiento de los Derechos Humanos y el respeto a los mismos”. Fracción reformada DOF 01/06/2016.
[3] Comunicado de Prensa, INEE, Informe La Educación Obligatoria en México, 2017.
[4] Instituto Nacional de Evaluación de la Educación, Informe La Educación Obligatoria en México, INEE, 2017.
[5] Elaboración propia con datos de la Encuesta Intercensal 2015, INEGI..
[6] Informe La Educación Obligatoria... op. cit.

CENADEH: la instancia académica de la CNDH

En 1997 el Consejo Consultivo de la CNDH aprobó la creación del Centro Nacional de Derechos Humanos (CENADEH) con el propósito de contar con un espacio académico que permitiera desarrollar la investigación de los derechos humanos para dar respuesta a las necesidades sociales de nuestro país. Sin embargo, fue hasta la sesión ordinaria número 152, celebrada en agosto de 2001, donde se acordó que “La función del Centro Nacional de Derechos Humanos fuese de investigación, así como de intercambio con otras instituciones especializadas en la materia… Por otra parte, tomando a consideración que la Biblioteca tiene naturaleza de Programa, ésta quedará bajo la dirección y supervisión del CENADEH”. Dichas tareas se encuentran alineadas con lo  establecido en la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la cual señala que este organismo nacional tendrá, entre otras atribuciones, la del estudio, enseñanza y divulgación de los Derechos Humanos en el ámbito nacional e internacional.

De manera más específica, sus facultades quedan asentadas en el Reglamento Interno de la Comisión Nacional y en el Reglamento Interno del propio CENADEH, el cual fue aprobado en agosto de 2001 y señala las siguientes obligaciones:
 
  • Elaborar investigación académica e interdisciplinaria especializada en materia de derechos humanos;
  • Promover el intercambio académico con instituciones nacionales e internacionales;
  • Contribuir a la formación de investigadores en materia de derechos humanos;
  • Dirigir, impulsar e incrementar el acervo de la Biblioteca de la Comisión Nacional, así como apoyar, a través de los servicios bibliotecarios con los que cuenta, a los órganos y unidades administrativas de la Comisión Nacional, investigadores, especialistas y público en general;
  • Organizar el material y supervisar la publicación de la Gaceta;
  • Programar, previo dictamen y coordinar la edición de las publicaciones que realice la Comisión Nacional;
  • Supervisar las actividades de distribución y comercialización de las publicaciones;
  • Colaborar con la Dirección General de Planeación y Análisis en la elaboración del informe anual de actividades;
  • Organizar e impartir programas de formación académica en el campo de los derechos humanos, ya sea por sí mismo o en colaboración con instituciones nacionales o extranjeras, y
  • Las demás que le confieran las disposiciones legales, así como aquellas que le asigne el presidente de la Comisión Nacional. 

Convenios

La CNDH reafirmó la articulación de esfuerzos con distintas entidades educativas, instancias jurisdiccionales y organismos de protección de derechos humanos. Por lo cual firmó un Convenio Específico de Colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México con el propósito de realizar la reimpresión de la coedición relativa a la colección titulada Estándares del SIDH: miradas complementarias desde la academia formalizado el 15 de febrero de 2018; asimismo el Convenio Específico de Colaboración cuyo objetivo tiene la coedición del libro Las recomendaciones Generales de la CNDH, firmado el 22 de febrero de 2018; finalmente, el Convenio Específico de colaboración firmado el 22 de febrero de 2018, que tiene por objeto establecer las bases de colaboración para realizar en coedición de la obra titulada: Colaborar con el enemigo, cómo trabajar con quien no estás de acuerdo, no te agrada o no confías, del autor Adam Kahane.

 

Formación Académica

La CNDH sigue trabajando para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible en su meta 4.7, la cual ha considerado a la educación de calidad como una prioridad. Como parte de ello, la CNDH busca, a través de sus programas académicos, no sólo acortar las brechas que persisten en la sociedad contemporánea en cuestión educativa, sino usar la formación y educación para promover y garantizar los derechos humanos.

En ese sentido, este Organismo Nacional redobla su trabajo a fin de que la educación en derechos humanos tenga un impacto positivo en el nivel de eficacia de los mismos, es decir, en la aplicación real y concreta de las normas jurídicas que consagran tales prerrogativas. Para la Comisión, el conocimiento de las normas es fundamental para que el destinatario de las mismas, pueda ejercerlas y exigir su cumplimiento. Por lo tanto, resulta primordial el impulso de proyectos de formación académica tendentes a generar nuevos especialistas que difundan los derechos humanos y la cultura de la legalidad.

Los programas de formación académica de esta Comisión poseen un abordaje integral e interdisciplinario, ya que fenómenos como la discriminación, desigualdad y exclusión tan arraigados en nuestra sociedad, deben ser atendidos no sólo desde el ámbito jurídico socioeconómico, sino como un asunto de participación política y ciudadana, de acceso a la justicia y de educación en derechos. Asimismo, dichos programas buscan tener un aprendizaje significativo y aplicable a la vida, ya que el análisis teórico-doctrinario se acompaña de su aplicación en la práctica, en particular a la protección efectiva de derechos vulnerados. Por ello, en los contenidos de los respectivos planes de estudios se incorpora el análisis del contexto situacional en el que pretende incidir la educación en derechos humanos, porque ni los contenidos, ni la metodología pueden desarrollarse si no se toma en cuenta la coyuntura y las condicionantes de la realidad.

Por lo anterior, y ante la falta de programas académicos especializados en el tema, la CNDH impulsó la Maestría Interinstitucional en Derechos Humanos (MIDH) y el Doctorado Interinstitucional en Derechos Humanos (DIDH).
 
Maestría Interinstitucional en Derechos Humanos

Ante la ausencia de maestrías con perfiles orientados hacia los derechos humanos, surgió la necesidad de pensar en un diseño que, sin comprometer la calidad académica, resultara flexible y permitiera la movilidad de profesores y estudiantes, y que, entre sus fortalezas, tuviera:

a) La movilidad geográfica de estudiantes y profesores;
b) La flexibilidad temporal, ya que las unidades de aprendizaje no están seriadas y se da cobertura geográfica regional de todo el territorio nacional a través de sus cinco sedes;
c) La profesionalización de servidores públicos y operadores de instituciones de los distintos órdenes de gobierno y organizaciones de la sociedad civil con actividades en el ámbito de los derechos humanos.

A fin de continuar con los esfuerzos de enseñanza, en 2018 se dio continuidad a las sesiones académicas en las cinco sedes de la MIDH en donde las y los alumnos se presentaron a tomar las Unidades Temáticas que fueron impartidas por el Núcleo Académico Básico, del cual 55% es integrante del Sistema Nacional de Investigadores de CONACYT.
Al finalizar 2018, la primera generación de la MIDH concluyó el plan de estudios en las sedes de las Universidades Autónomas de Baja California Sur, Campeche, Tlaxcala y Guanajuato, mientras que la sede correspondiente a la CNDH en la Ciudad de México —cuyos estudiantes están también adscritos a la UATx— egresará en enero de 2019. La segunda generación de la MIDH inició clases en la UABCS en agosto de 2018 y así sucesivamente en las otras cinco sedes.

En otro orden, la composición de la Maestría es muy diversa, tanto en lo relativo a los lugares que habitan estudiantes como en sus perfiles profesionales.  Del total de las sedes en donde se imparte la Maestría, se cuenta con estudiantes que viven en 19 entidades de la república, es decir el 61% del territorio nacional. De igual forma, dentro de los perfiles de los estudiantes es posible encontrar profesionistas con distintas formaciones académicas, partiendo de la premisa de que los derechos humanos son transversales a todas las áreas del conocimiento y por ello todas las personas pueden participar en la protección, investigación y difusión de los derechos humanos. Por tal motivo, los estudiantes provienen de licenciaturas o maestrías como: Derecho, Psicología, Ciencia Política, Relaciones Internacionales, Sociología, Antropología Social, Humanidades y Artes, Lenguas Modernas, Lengua y Literatura Hispánica, Comunicación, Contaduría, Administración Pública, Administración de Empresas, Administración Financiera, Medicina, Enfermería, Cirugía Naval e Ingeniería Agrónoma y Victimología.

Doctorado Interinstitucional en Derechos Humanos

El Doctorado es un programa de investigación y está dedicado a generar competencias para cuestionar el estado del arte a través de un proceso científico de investigación aplicada y, así, construir nuevo conocimiento y propuestas que den solución a problemáticas de derechos humanos. Este programa inició formalmente sesiones en todas las sedes de la red en 2018 y busca afrontar la escasa oferta en programas de Doctorado especializados en Derechos Humanos en todo el territorio mexicano, mediante su cobertura regional. En la sede de la Ciudad de México, fueron aceptados 14 estudiantes (7 mujeres y 7 hombres). En este año, se han llevado a cabo los dos primeros Coloquios Intrasede de forma semestral (8 de junio y 1 de octubre) con las y los estudiantes de cada sede, en los cuales se presentaron los avances de las tesis doctorales al grupo de docentes que conforman el Núcleo Académico Básico, del cual, el 57% pertenece al Sistema Nacional de Investigadores de CONACYT; cabe agregar que en el mes de noviembre se realizó el Primer Coloquio Intersedes en la ciudad de San José del Cabo, Baja California Sur, los días 26 y 27 de noviembre. Asimismo, los días 3, 4, 5, 6 y 14 de diciembre se celebraron Comités Doctorales en la sede de la Ciudad de México, en donde las y los alumnos presentaron sus avances y fue evaluado su desempeño del semestre.

Asimismo, en ambos programas encontramos estudiantes que se desempeñan en ámbitos de toma de decisión diversos, además de aquellos que laboran en organizaciones de la sociedad civil, academia y en organismos internacionales como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Esto ratifica la naturaleza profesionalizante
y detonante de investigación aplicada que tienen los programas, y potencia su incidencia en la realidad, ya que estamos formando a tomadores de decisiones en los distintos ámbitos de gobierno, academia y sociedad civil.
Además, ciñéndonos al principio de igualdad, equidad e inclusión de género, la MIDH ha registrado en su matrícula a 192 estudiantes, de los cuales el 50.89% son mujeres y 49.11% son hombres. Mientras que el Doctorado cuenta con 63 estudiantes registrados, de los cuales el 47.61% son hombres y el 52.38% son mujeres.

Cabe resaltar que el pasado 6 de julio, la Maestría y el Doctorado Interinstitucionales en Derechos Humanos obtuvieron el reconocimiento del Programa Nacional de Posgrados de Calidad, en el área de Humanidades y Ciencias Sociales, el cual forma parte de la política pública de fomento a la calidad del posgrado nacional que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, han impulsado. Dicho reconocimiento fue otorgado a los programas por un periodo de cinco años. 
Asimismo, el 27 de agosto de 2018, el CENADEH obtuvo la Constancia de Inscripción Definitiva al Registro Nacional de Instituciones y Empresas Científicas y Tecnológicas (RENIECYT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

El reconocimiento con que el CONACYT ha distinguido la labor de los programas de posgrado de la Red Interinstitucional de Derechos Humanos, por su calidad, fomentará la mejora continua y el aseguramiento de la calidad que permita el incremento de las capacidades científicas y de innovación del país; así como promover la cooperación interinstitucional.  

Asimismo, como se mencionó, con el fin de extender la cobertura territorial del programa de la Maestría y Doctorado Interinstitucional, el 4 de octubre se firmó una adenda al convenio de colaboración entre la Red Interinstitucional de Derechos Humanos y la Universidad Autónoma de Tamaulipas, a fin de incorporar a esta última como una nueva sede en la que se impartirán ambos programas. Además, se realizarán los trabajos para la posible inclusión a la Red de la Universidad Autónoma de Chihuahua. 

Especialidad en Derechos Humanos impartida con la Universidad de Castilla-La Mancha
 
Además de las acciones anteriores, la Comisión Nacional refrenda su compromiso por ofrecer programas académicos de excelencia a nivel superior y de grado, por lo que continúa con la oferta de su programa de Especialidad en Derechos Humanos, que es impartida de manera conjunta con la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM-España) en las instalaciones del Centro Nacional de Derechos Humanos (CENADEH) de la CNDH, desde el año 2005. En enero, se reanudaron las sesiones iniciadas en noviembre de 2017 con 70 estudiantes inscritos. Cabe señalar que el 7 de junio de 2018 se realizó la ceremonia de entrega de 56 títulos propios de Especialista emitidos por la UCLM-España a quienes concluyeron de manera satisfactoria sus módulos, así como 21 reconocimientos expedidos por la Comisión Nacional entregados a integrantes de la “Red Eslabones por los Derechos Humanos”
quienes también asistieron a las sesiones del programa. 
 
En lo relativo a la nueva edición 2018/2019 de la Especialidad en Derechos Humanos, la convocatoria se publicó el 15 de agosto y el Comité de Selección determinó aceptar a 62 estudiantes (39 mujeres y 23 hombres) que cumplieron con los requisitos de ingreso y comenzaron clases en el mes de noviembre.
Los días 9 y 12 de noviembre se realizaron las sesiones presenciales, con los módulos: "El Ombudsman: Origen y Desarrollo" y "Los Derechos del ámbito personal y los derechos de libertad", impartidos por la Dra. Maria Elena Rebato Peño, catedrática de la UCLM-España. 
 
Máster en Derecho Constitucional
 

En lo que toca al Máster en Derecho Constitucional que coordina la Universidad de Castilla - La Mancha se realizaron sesiones presenciales en los meses de febrero con 18 estudiantes (9 mujeres y 9 hombres) pertenecientes a la generación 2017 y en noviembre con 24 estudiantes (13 mujeres y 11 hombres) matriculados para la edición 2018. Los días 6, 7 y 8 de noviembre, se impartieron las clases presenciales "Derechos Fundamentales en el Sistema Constitucional I y II". Asimismo, cabe agregar que 11 estudiantes (3 mujeres y 8 hombres) presentaron su defensa del trabajo de fin de Máster, lo que les permitirá continuar con sus estudios de Doctorado en la UCLM, los días 9 y 12 de noviembre.

Otros instrumentos de formación académica
A fin de coadyuvar con la observancia en materia de derechos humanos, la Comisión Nacional ha colaborado con distintas dependencias gubernamentales como es la Secretaría de Marina en la impartición de la materia de derechos humanos para las Maestrías de Mando Naval y de Derecho Naval; asimismo, se continuó brindando el apoyo solicitado por las Casas de Cultura Jurídica de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de cuatro entidades federativas (Baja California, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco) en la enseñanza del Diplomado “Acceso a la justicia en materia de derechos humanos”. Se debe agregar la colaboración con la Escuela de Inteligencia para la Seguridad Nacional (ESISEN) en la impartición del curso “Especialidad en Análisis en Seguridad Nacional y Regional”. Las anteriores colaboraciones se dirigen hacia integrantes de dichos organismos, de otras instituciones públicas y población en general, y pretenden transmitir conocimientos básicos y especializados sobre distintas materias de derechos humanos que sean útiles a las tareas cotidianas que realizan las personas servidoras públicas y que, a su vez, permitan evitar la comisión de posibles prácticas que atenten contra los derechos humanos y orientar su desempeño al respeto y promoción de los derechos humanos.

Programa de Becarios
 
Aunado a los anteriores programas, la CNDH dio continuidad al Programa de Becarios mediante el cual se ofrece un apoyo económico mensual a un grupo de 7 alumnas y alumnos seleccionados. En enero de 2018, se publicó la convocatoria en la cual participaron 58 personas (45 mujeres y 13 hombres), de los cuales se seleccionaron 3 tesistas de licenciatura y 4 de maestría, los cuales desarrollaron su trabajo recepcional durante once meses y lo concluyeron durante el mes de diciembre. Durante este periodo, las y los becarios remitieron sus informes mensuales de actividades, acompañados de los avances de sus trabajos de tesis, que contaban con el visto bueno de su tutor o tutora.  Asimismo, todas las y los becarios han presentado los progresos de sus trabajos en el marco del Claustro Académico. Cabe precisar que se dio de baja a una becaria de licenciatura debido al incumplimiento en las obligaciones de permanencia en el programa de Becarios. 

Estudios e Investigaciones

Se han realizado sesiones del Claustro Académico, en el que mensualmente se presentan los avances de investigación de cada investigadora e investigador adscritos al CENADEH. Entre las principales temáticas cabe señalar:
  • La política de los proyectos de desarrollo en México, 30 de enero.
  • Obligaciones de los organismos públicos de derechos humanos frente a los derechos de las víctimas, el 22 de febrero.
  • Presentación de los proyectos de investigación de las y los becarios con los temas: 1) Derechos fundamentales de los pueblos indígenas en el plano internacional; 2) ¿Cómo influye el capital social en la coordinación entre instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil para la formulación de políticas públicas con enfoque de derechos humanos? El caso de la población LGBTTTQIA en la Ciudad de México; 3) Pobreza, desigualdad e insatisfacción de las necesidades básicas como una violación directa a los Derechos Humanos: un obstáculo para la plena realización de la democracia en México, el 21 de marzo.
  • Pueblos indígenas y poder judicial en contexto de la agenda 2030, el 24 de abril.
  • Presentación de los becarios con los temas: 1) Propuesta de un modelo arquitectónico para la superación de las adicciones bajo la perspectiva de la normatividad de los Derechos Humanos y 2) La defensa y promoción del derecho a la salud desde la comunidad del pueblo de San Andrés Ahuayuca, el 24 de mayo.
  • Presentación de los becarios con los temas: 1) Propuesta de re-enmarcamiento del discurso sobre equidad de género a través del uso de redes sociales con el programa de embajadores influyentes, 2) La enseñanza de las habilidades socio-emocionales a los alumnos regulares, para favorecer la convivencia áulica con un alumno con TEA en la escuela primaria, 22 de junio.
  • Ayotzinapa: los mitos y los hechos, el 31 de julio.
  • Las Recomendaciones de la CNDH a la Secretaría de Marina, el 29 de agosto.
  • Pobreza: derecho a un mínimo bienestar, el 28 de septiembre.
  • Los derechos humanos de la familia, el 25 de octubre.
  • La incorporación del derecho internacional en el sistema jurídico mexicano, el el 30 de noviembre.
  • Presentación de proyectos de investigación de los investigadores e investigadoras para  2019, el 18 de diciembre.
De la misma manera, cabe destacar que los productos entregados que forman parte de los proyectos de investigación antes señalados ha sido discutidos y analizados por los miembros del Comité Editorial de la CNDH, el cual se integra por 11 especialistas que realizan dictámenes dobles ciego y se reúnen de manera bimestral para discutir en pleno y adoptar una decisión colegiada que determina si las obras cumplen con los requisitos de calidad para ser publicadas bajo el sello de la Comisión Nacional. Para este periodo, se cuenta con 21 productos académicos aprobados.

En el ámbito de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA), este año se realizó un análisis de los procesos de producción de proyectos de desarrollo e infraestructura (PDI) con el fin de detectar oportunamente y prevenir las violaciones de los derechos humanos. El proyecto tiene los siguientes objetivos: 1) identificar las características del proceso de toma de decisiones sobre los PDI que producen violaciones de derechos humanos; 2) evaluar la efectividad de los mecanismos existentes de participación pública y evaluación de impactos en cuanto a su capacidad de prevenir o disminuir estas violaciones; 3) proponer acciones de política pública que puedan impedir estas violaciones. La población beneficiada: las personas afectadas por la producción de los PDI en México. Sobre la anterior línea, se aprobó para publicación la reseña bibliográfica Carlos Domínguez y Claudia Corona, coords., Megaproyectos y los dilemas del desarrollo en Latinoamérica.
 
De igual forma, se está trabajando en el proyecto “Seguridad y Derechos Humanos”, el cual responde a la necesidad de desarrollar políticas y medidas de prevención de hechos violatorios mediante la investigación aplicada en el ámbito de la seguridad pública. Se plantea investigar, sistematizar y analizar elementos y variables que enlazan la defensa de los derechos humanos en el marco de las actividades en seguridad de las corporaciones militares y policiacas, principalmente federales.  Este proyecto analiza la interacción entre seguridad y derechos humanos, particularmente por medio del proceso de combate a la delincuencia organizada y su impacto en los indicadores de hechos violatorios. Como parte de esta línea de investigación, se han entregado los siguientes trabajos que serán analizados por el Comité Editorial para su posible publicación:  Artículo: “Las recomendaciones de la CNDH a la SEMAR 2007-2017” y la reseña bibliográfica: Drug violence in Mexico, Laura Calderón, Octavio Rodríguez Ferreira y David Shirk,
Department of Political Sciencie and International Relations, Universidad de San Diego.

Asimismo, de cara a la necesidad por reflexionar y producir materiales que coadyuven a un mejor entendimiento sobre el fenómeno migratorio a nivel nacional e internacional, así como la situación de las personas privadas de su libertad, se están desarrollando dos proyectos titulados: “Derecho humano al desarrollo, pobreza y migración” y “Los derechos humanos de las personas en reclusión”, los cuales adquieren vigencia toda vez que después de la reforma constitucional en materia de derechos humanos promulgada el 10 de junio de 2011, el sistema jurídico mexicano se convirtió en receptor de las normas que reconocen derechos humanos en el ámbito internacional. Ambos fueron aceptados por dictamen para su publicación en la Revista Derechos Humanos México. De tal forma, el tema relativo al fenómeno migratorio es examinado desde estos ángulos de análisis en función de que se busca abordar a la pobreza como uno de los múltiples factores causales de la movilidad y desplazamiento de personas y su vinculación con los objetivos de desarrollo sostenible contenidos en la Agenda 2030, a la vez que se aprovecha la publicación del informe temático de la CIDH sobre Pobreza y Derechos Humanos publicado en diciembre de 2017. Con relación al segundo proyecto, se pretende destacar la ausencia de un enfoque diferenciado respecto de la imputación de delitos contra la salud, con especial énfasis en el grupo poblacional femenino, cuyo impacto se acentúa en aquellas mujeres que son cabeza de familia. Como resultado de estos proyectos, se entregaron dos artículos titulados “Lenguaje y derechos humanos” y “Derechos humanos al desarrollo, pobreza y migración”, ambos aceptados para ser incluidos en la Revista Derechos Humanos México.

De igual manera, a fin de colaborar al cumplimiento de los compromisos plasmados en la Agenda 2030, se elaboró el proyecto denominado “La Agenda 2030 y los derechos de los pueblos y comunidades indígenas y afrodescendientes”, el cual estudiará desde una perspectiva aplicada la problemática de las mujeres y las niñas, la situación de la niñez indígena, principalmente las mujeres jóvenes indígenas desde la perspectiva de matrimonios de niñas y niños, la violación de varios de sus derechos humanos y su relación con los objetivos de la agenda. Como resultado, en este periodo, se ha entregado un comentario bibliográfico titulado “Visibilizando a los invisibles. Reconocimiento, justicia y desarrollo para los afrodescendientes en México desde la promoción de su conocimiento y reconocimiento”, y un artículo denominado “Matrimonios de menores de edad y derechos humanos. Algunas consideraciones desde los instrumentos internacionales y otras desde el caso particular de México”; ambos trabajos serán publicados en alguno de los siguientes números de la Revista Derechos Humanos México. Se debe agregar la entrega del artículo “Desigualdad, derechos humanos y desarrollo humano; algunas consideraciones desde los países centrales y otras desde la periferia en palabras de Angus Deaton, Göran Therborn, Anthony B. Atkinson y Gerardo Esquivel”, el cual, una vez dictaminado por el Comité Editorial se integrará también a un número de la misma revista.

Respuesta a necesidades actuales

En materia de formación académica, se debe agregar que la selección de los becarios que realizaron su tesis de licenciatura y/o maestría trató de cubrir aquellas temáticas que se identifican con nuevas preocupaciones o necesidades detectadas en la agenda de los derechos humanos. Para este organismo, la complejidad y profundidad de las problemáticas coyunturales por las que atraviesa la nación mexicana, requiere enfoques y tratamientos interdisciplinarios que se traduzcan en soluciones pertinentes y efectivas. En esta ocasión, los temas que fueron aceptados son:
  • Propuesta de un modelo arquitectónico para la superación de las adicciones bajo la perspectiva de la normatividad de los Derechos Humanos.
  • Reenmarcamiento del discurso sobre equidad de género a través de un programa de embajadores “influencers”.
  • Derechos fundamentales de los pueblos indígenas en el plano internacional.
  • ¿Cómo influye el capital social en la coordinación entre instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil para la formulación de políticas públicas con enfoque de derechos humanos? El caso de la población LGBTTTQIA en la Ciudad de México.
  • Cómo enseñar la convivencia inclusiva en la primaria a través del cuento, como dispositivo de intervención.
  • Pobreza, desigualdad e insatisfacción de las necesidades básicas como una violación directa a los Derechos Humanos: un obstáculo para la plena realización de la democracia en México
  • La defensa y promoción del derecho a la salud desde la comunidad del pueblo de San Andrés Ahuayucan.
Asimismo, los temas abordados en las mesas de análisis en el marco del Ciclo Argumentando los Derechos Humanos obedecieron a la constante preocupación por abrir espacios de reflexión en los temas clásicos de derechos humanos, pero también en los nuevos fenómenos que se producen global y localmente y que generan impactos significativos en las sociedades actuales. Estos análisis subrayan la necesidad de que la práctica de pensar y estudiar los derechos humanos no sólo se debe hacer desde los espacios educativos, sino en todos los contextos formales y no formales, ya que se requiere la participación activa de la ciudadanía en la búsqueda de recursos alternativos y posibles que den respuesta a los nuevos escenarios. Algunas de las mesas organizadas que respondieron a este interés fueron “Riesgos y ventajas del fracking”, “Responsabilidades familiares compartidas”, “Impacto social de las obras hidráulicas”, “Los alimentos transgénicos y el derecho a la protección a la salud”, entre otros. Asimismo, se desarrollaron investigaciones generadas sobre el tema migratorio y en materia de género.
 
De cara a la necesidad por reflexionar y producir materiales que coadyuven a un mejor entendimiento sobre el fenómeno migratorio a nivel nacional e internacional, así como la situación de las personas privadas de su libertad, se están desarrollando dos proyectos titulados: "Derecho humano al desarrollo, pobreza y migración" y "Los derechos humanos de las personas en reclusión", los cuales adquieren vigencia toda vez que después de la reforma constitucional en materia de derechos humanos promulgada el 10 de junio de 2011, el sistema jurídico mexicano se convirtió en receptor de las normas que reconocen derechos humanos en el ámbito internacional. Ambos fueron aceptados por dictamen para su publicación en la Revista Derechos Humanos México

Vinculación Institucional

La CNDH reafirmó la articulación de esfuerzos con distintas entidades educativas, instancias jurisdiccionales y organismos de protección de derechos humanos. Por lo cual firmó un Convenio Específico de Colaboración con la UNAM, a través del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), con el propósito de ampliar y reimprimir la colección conjunta Estándares del SIDH: miradas complementarias desde la academia, formalizado el 15 de febrero de 2018; asimismo, el Convenio Específico de Colaboración cuyo objetivo fue la coedición del libro Las Recomendaciones Generales de la CNDH, firmado el 22 de febrero de 2018. Asimismo, se suscribió un instrumento más que tuvo por objeto establecer las bases de colaboración para realizar la coedición de la obra Colaborar con el enemigo, cómo trabajar con quien no estás de acuerdo, no te agrada o no confías, del autor Adam Kahane, formalizado también el 22 de febrero de 2018.

Debe mencionarse de igual forma, la firma del Convenio Específico de Colaboración con el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), cuyo objetivo fue la elaboración del "Estudio para generar una propuesta de política pública en materia de justicia transicional en México" acorde con el marco constitucional, convencional y legal en materia de derechos humanos.

En el estudio se afirma que el caso de México presenta características propias que lo diferencian de otras experiencias. Una de las más importantes radica en que el fenómeno de violencia que experimenta el país no se debe a una situación de conflicto civil o una transición a la democracia, sino que se trata de un fenómeno de naturaleza criminal en el que los actores son organizaciones que persiguen fines lucrativos a partir del control de mercados ilegales y la comisión de los delitos. Destaca también que diferentes regiones del país muestran distintos tipos de violencia. Por ello, resulta necesario establecer un enfoque regional diferenciado y determinar criterios específicos que permitan identificar los tipos de violencia y de víctimas en México, así como las áreas de intervención prioritarias. El estudio propone criterios para definir el tipo de víctimas que deberían ser atendidas por una política pública de justicia transicional.

Por otra parte, el estudio identificó posibles zonas de intervención prioritarias considerando cuatro índices relacionados con los grupos de víctimas vulnerables, la incidencia delictiva, la violencia relacionada con presencia de grupos armados no estatales y la relacionada con actores estatales.

El estudio recomienda que se sigan los cuatro ejes rectores de la justicia transicional: (1) esclarecer los hechos que causaron la violencia e identificar a los responsables; (2) reducir la impunidad; (3) reparar a las víctimas por el daño sufrido y reconstruir el tejido social, así como (4) impedir la repetición de los eventos.

En cuanto a los instrumentos, el estudio despliega un conjunto de herramientas que incluyen un análisis de su viabilidad jurídica. La hipótesis central es que resulta posible iniciar un proceso de justicia transicional en México, sin reformas legales o constitucionales inmediatas.

El estudio concluye que una de las lecciones más importantes de la amplia experiencia internacional en la materia, es la necesidad de que estas herramientas no se conciban de manera aislada, sino como piezas de un engranaje de una política pública integrada y coherente, cuyos resultados dependen de su uso coordinado.

La justicia transicional no es la panacea, no puede resolverlo todo. La solución integral del problema de la violencia en México supone además otras políticas que atiendan sus causas estructurales, entre otras, la pobreza, la corrupción, las deficiencias institucionales de la seguridad pública y la procuración de justicia, así como una nueva política de drogas.

Análisis de la normatividad nacional e internacional

En otras líneas de trabajo, se está dando continuidad a un proyecto iniciado en 2017, a fin de determinar si los organismos públicos de derechos humanos (OPDH) garantizan los derechos de las víctimas en el ejercicio de sus atribuciones y, en su caso, formular las propuestas necesarias para tal efecto. Derivado de este proyecto, se entregaron dos artículos que fueron aprobados para publicación. El primero titulado: “Las garantías de no repetición en las recomendaciones de los organismos públicos de derechos humanos: propuestas para su fortalecimiento” y el segundo, “Recomendaciones de los OPDH: naturaleza y medidas de reparación del daño”, ambos serán integrados en próximos números de la Revista Derechos Humanos México. Asimismo, se entregó la reseña bibliográfica: Una novela criminal de Jorge Volpi.

Medidas correctivas

A fin de instrumentar medidas correctivas a las actividades cotidianas de estudio y divulgación, la Secretaría Académica del CENADEH formuló observaciones al desempeño de las y los investigadores durante las sesiones mensuales del Claustro Académico y a través del seguimiento de sus informes mensuales de actividades; asimismo, respecto al cumplimiento de la calendarización de entrega de productos de investigación por parte de las y los investigadores durante las sesiones mensuales del Claustro Académico.

 

Difusión en materia de Derechos Humanos

La Comisión Nacional refrenda su interés por difundir mediante distintos mecanismos el debate sobre las principales temáticas en derechos humanos que ocupan parte de la agenda en nuestro país.  En el tema de la edición de publicaciones, la CNDH busca constantemente hacer llegar las publicaciones a un mayor número de personas, que puedan replicar los contenidos de dichos materiales en sus entornos más inmediatos y con ello, propiciar un efecto multiplicador de los mismos materiales.

Asimismo, se han elaborado trabajos más especializados dirigidas a un público interesado en conocimientos más específicos en la materia, como son los tres números de la Revista Derechos Humanos México, integrados por distintas colaboraciones tanto del personal interno de la Comisión Nacional, como de expertos externos que remitieron sus trabajos para que, una vez dictaminados por el Comité Editorial de la Comisión Nacional, pudiesen ser publicados.  

Las cifras de los materiales distribuidos, tanto de manera interna como externa, ascienden a un total de 4,959,661 y las instancias externas a las que se entregaron incluyeron órganos de los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales del ámbito federal y locales, órganos estatales de protección de derechos humanos, instituciones educativas, sanitarias, sistemas para el desarrollo integral de la familia en las entidades federativas, centros de reclusión, instancias públicas que trabajan por los derechos de la niñez, mujeres, pueblos indígenas, y organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, entre otros.

Publicaciones en Materia de Derechos Humanos

Las publicaciones editadas bajo el sello de la Comisión Nacional tratan de constituirse no sólo como fuentes de consulta para aquellas personas interesadas en el estudio de las variadas problemáticas de los derechos humanos, sino que también aspiran a fungir como materiales que abran el camino a nuevas reflexiones y debates desde diferentes perspectivas, que coadyuven en un mejoramiento del engranaje institucional en la materia, así como en la propuesta de nuevas políticas públicas enfocadas al robustecimiento de los sistemas de protección y garantía de los derechos humanos.

En este año se ha publicado un  tiraje de 3,780,496 ejemplares, que han sido elaborados por las diversas Unidades Responsables que integran esta Comisión Nacional, entre los que se incluyen libros y revistas especializadas, cuadernos, folletos, fascículos, cartillas, dípticos, trípticos, cuadrípticos, carteles, tarjetas postales, discos compactos, juegos didácticos, cuadernos en Braille, separadores, entre otros, relativos a temas generales y especializados en materia de derechos humanos, así como a grupos de atención prioritaria tales como niñas, niños y adolescentes, personas con discapacidad, en contexto de migración, indígenas, mujeres, víctimas del delito, personas que viven con VIH/Sida, de la diversidad sexual y personas adultas mayores, por mencionar algunos. Asimismo, cabe destacar que en la librería digital de este organismo nacional se encuentran digitalizados 846 trabajos, dentro de los cuales se encuentran libros, folletos, cartillas, etcétera. 


El 8 de junio se publicó la convocatoria para la primera licitación pública nacional en el Diario Oficial de la Federación, cuyo fallo se produjo el 29 de junio y, por su parte, el 18 de septiembre se publicó la segunda convocatoria para la segunda licitación pública nacional, cuyo fallo fue el 11 de octubre.

Otro mecanismo de difusión es el Centro de Documentación y Biblioteca de la CNDH el cual reúne información de carácter especializado en materia de derechos humanos y temas afines, con la finalidad de apoyar por medio de sus servicios a los órganos y unidades administrativas de la Comisión, investigadores e investigadoras, especialistas y público en general, en el conocimiento, estudio y divulgación de los derechos humanos. Durante el periodo que se informa, el acervo se incrementó con 1,470 obras que se adquirieron por donación, canje o producción editorial de la Comisión Nacional. Actualmente, el acervo se conforma por 55,512 volúmenes especializados en derechos humanos y temas afines.

A su vez, el Centro facilita a los usuarios el acceso a las colecciones a través de los servicios bibliotecarios mediante préstamo de obras y búsquedas especializadas en línea. Durante el periodo que se informa se atendieron 687 personas, usuarios internos (personal de la Comisión) y externos, de los cuales 1 tenía estudios de prescolar, 4 de primaria, 14 de secundaria, 18 de bachillerato, 470 de licenciatura, 121 de maestría y 59 de doctorado. Se ofreció el préstamo de 1,635 obras y se reintegraron al acervo 2,756 materiales, incluidos los 1,470 de nuevo ingreso. De la misma forma, se realizaron 12,491 consultas in situ y en línea a la base de datos del acervo.

La Comisión Nacional mantiene su compromiso por ofrecer al público en general material de divulgación, que, desde perspectivas claras y sencillas, contribuya al conocimiento de los derechos humanos y de los medios para hacerlos exigibles.

Acciones de divulgación

En este esfuerzo por difundir una cultura de los derechos humanos, se ha dado continuidad al Ciclo Argumentando los Derechos Humanos, en el cual se han organizado 23 mesas de análisis, en las cuales se han abordado temas como “La renegociación del TLCAN y su impacto en los derechos humanos”; “Cultura de la legalidad”; “Independencia de jueces e impartición de justicia”; “Derecho a la privacidad en la era digital”; “Embarazo en la adolescencia. Desafío para el Estado mexicano”; “Permisos de paternidad”; “Prevención del acoso y hostigamiento sexual”; “Acceso a la justicia y sentencias con perspectiva de género”; “El papel de los medios de comunicación en el debate sobre la violencia de género”, entre otras. Con la intención de propiciar debates más plurales e incluyentes, en este año se invitaron destacados ponentes provenientes de distintas dependencias del sector público, sector privado, educativo y de la sociedad civil, contando con un total de 596 asistentes, divididos entre 335 mujeres y 261 hombres.

De igual forma, siguió realizándose el Cine Diálogo en Derechos Humanos con la proyección de diversas películas que abordaron cierta temática de los derechos humanos, con la posterior discusión bajo la conducción de un comentarista en cada sesión. Hasta el momento, se han proyectado 32 filmes con la asistencia de 514 personas, en los que se incluyen 301 mujeres y 213 hombres. 

En el desglose de actividades correspondiente a las acciones impulsadas en el ámbito de la promoción y capacitación en Derechos Humanos, se incluyen las organizadas y realizadas en las instalaciones del Centro Nacional de Derechos Humanos, así como aquellas en las que participó el personal de este Centro mediante invitación de alguna institución externa, en actividades relacionadas con conferencias, presentaciones de libros y clases de docencia para programas de Especialidad, Diplomado, Maestría y Doctorado.
Herramientas para accesibilidad