INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2016    Ayuda

Personas Privadas de la Libertad

Análisis Situacional de las Personas Privadas de su Libertad

De acuerdo con las cifras del Cuaderno Mensual de Información Estadística Penitenciaria Nacional de Prevención y Readaptación Social, de la Secretaría de Gobernación, existen 379 centros penitenciarios en el país. A febrero de 2016, estos centros contaban con una población de 245,479 personas internas, cifra que representa un índice de sobrepoblación global del 17.16%, esto es 35,955 personas sobre la capacidad instalada.
 
El artículo 18 de nuestra Constitución establece dentro de sus objetivos la reinserción social a través del trabajo, la capacitación para el mismo, la educación, la salud y el deporte durante el tiempo de privación de libertad, como factores para lograr un cambio en la actitud de la población interna. Lo anterior no sólo permite desarrollar sus capacidades, sino también evitar la reincidencia, sin olvidar al interno como persona y sobre todo respetando sus derechos humanos.
 
Sin embargo, el Sistema Penitenciario Mexicano se caracteriza por una gran variedad de problemáticas que se suscitan día con día al interior de los centros de reclusión. Esto representa situaciones que propician la violación a derechos humanos, lo cual se ha venido reflejando en el número de quejas registradas, así como en las evaluaciones anuales derivadas del Diagnóstico Nacional Penitenciario, tanto en centros estatales como federales. En este sentido, la Comisión Nacional ha evidenciado que existe una gran insuficiencia de actividades educativas,  deportivas, y laborales, así como de capacitación para el trabajo, lo que refleja, entre otras cosas, el deficiente desarrollo de dicho sistema.
 
Ante tal circunstancia, a efecto de mejorar las condiciones de las personas privadas de la libertad, para hacer efectiva la reinserción social, resulta indispensable que se fortalezca la protección y observancia de los derechos humanos a través de una política nacional en la que participen los poderes del Estado.
 

Antecedentes y Objetivos Principales en Materia de las Personas Privadas de su Libertad

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos tiene dentro de sus atribuciones, señaladas en el artículo 6°, fracciones VII, IX y XII de la ley que le rige, supervisar el respeto de los derechos fundamentales dentro del sistema penitenciario del país, así como cumplir con el objeto esencial de protección, observancia y divulgación de los derechos humanos.

Desde sus inicios, la Comisión Nacional ha realizado visitas de supervisión a los centros de reclusión del país con el propósito de proteger los derechos humanos de quienes se encuentran privados de la libertad. Es así que ante la necesidad de identificar puntualmente las condiciones que permitan garantizar el respeto a los derechos humanos de los internos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos cuenta con una metodología de supervisión, llevada a cabo mediante visitas y recorridos en centros penitenciarios previamente determinados, donde se aplican las Guías de Supervisión diseñadas específicamente con ese objetivo, para posteriormente llevar a cabo el procesamiento de la información y el análisis de resultados, que concluye con la elaboración del Diagnóstico anual que se da a conocer a las diversas autoridades competentes en la materia.

Es importante señalar, que para aplicar las Guías de Supervisión que conforman parte de la metodología de evaluación en materia de derechos humanos, es el apoyo y coordinación que existe con los organismos locales de protección a derechos humanos.

Es así que, la CNDH mediante la supervisión, evaluación y la elaboración del diagnóstico anual, contribuye al respeto de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad en los centros penitenciarios del país.

Visitas de Supervisión a Centros de Reclusión (DNSP)

Para la elaboración del DNSP 2016, se visitaron 156 establecimientos penitenciarios que incluyeron: 134 centros de reinserción social locales, 16 establecimientos dependientes de la federación y tres prisiones militares. Al momento de las visitas de supervisión, la población de estos centros ascendía a 208,865 internos (12,164 mujeres y 196,701 hombres), lo que representó poco más de dos terceras partes de la población total penitenciaria del país.
 

 Visitas de Supervisión para la Elaboración de DNSP 2016 Fila: Centros de Reinserción SocialCentros Federales de Readaptación SocialPrisiones Militares

Vinculación en materia de los Derechos Humanos de las Personas Privadas de su Libertad

Resulta de suma importancia que servidoras y servidores públicos de los organismos locales de protección a los derechos humanos que colaboran en la supervisión de los centros, cuenten con la capacitación necesaria sobre la metodología de aplicación de instrumentos para la elaboración del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria. Para ello, personal de este Organismo Nacional, se dio a la tarea de impartir un total de 32 pláticas, a través de las cuales se capacitaron a 148 personas servidoras públicas adscritos a los organismos mencionados (58 mujeres y 90 hombres).

 

 
 

Divulgación de Derechos Humanos en el Sistema Penitenciario

La implementación de una estrategia que permita contribuir a la formación de una cultura de respeto a los derechos humanos entre la población privada de la libertad y las autoridades responsables de los centros penitenciarios, está encaminada a la prevención de violaciones de derechos humanos, bajo la premisa de que es necesario que las personas conozcan los derechos que se desprenden de su dignidad para poder exigirlos. En tal sentido, durante este año, se distribuyeron un total de 6,898 impresos relacionados con temas enfocados al sistema penitenciario, a personas privadas de la libertad y autoridades federales, estatales y municipales.
 
Así, la presencia de personal de la CNDH en los centros de reclusión en la República Mexicana, y la distribución de material de difusión en materia de derechos humanos ha contribuido en gran medida a que las personas privadas de la libertad conozcan sus derechos humanos y las acciones que este Organismo Nacional lleva a cabo, a fin de defenderlos y protegerlos.
 

 

Peticiones de Atención Inmediata en Centros Federales

En 2016, la Comisión Nacional registró un total de 1,574 quejas sobre presuntas violaciones a derechos humanos de personas privadas de la libertad, en centros penitenciarios dependientes de la Federación. De acuerdo con el Sistema Nacional de Alerta de Violaciones a Derechos Humanos, los principales hechos violatorios están vinculados con los derechos a la salud y al trato digno. Del número total de quejas registradas sobre el sistema penitenciario y los centros de internamiento, los centros federales ubicados en Nayarit, Guanajuato, Chiapas, Oaxaca y Durango, son los que presentan mayor incidencia. Asimismo, de acuerdo con el DNSP 2015, los cinco centros federales que presentaron menor calificación fueron el CEFERESO en Ciudad Juárez, Chihuahua; los similares en el estado de Sonora, en Nayarit y Sinaloa.
 
En este sentido, la CNDH con el propósito de fortalecer el respeto de los derechos humanos de las personas en reclusión, consideró pertinente modificar el enfoque de intervención de este Organismo con una perspectiva más eficiente, planteando como estrategia de trabajo el contacto directo con personas internas y autoridades, a través de la implementación de acciones de atención inmediata in situ, dirigidas a disminuir la problemática o situaciones que vulneran los derechos de las personas privadas de la libertad en los centros federales, consistente en la realización de brigadas continuas y de presencia permanente en estos centros.
 
En ese contexto, el 30 de noviembre se suscribió el Convenio General de Colaboración con la Comisión Nacional de Seguridad, con el objeto de trabajar conjuntamente para atender y resolver in situ, asuntos relacionados con quejas, recomendaciones o conciliaciones, bajo la premisa de disminuir la incidencia de violaciones a derechos humanos de las personas privadas de la libertad en centros federales de readaptación social.
 
Por su parte, durante el periodo se llevaron a cabo brigadas continuas en Tapachula, Chiapas; Guadalupe Victoria, Durango; Ocampo, Guanajuato; El Salto, Jalisco; Ciudad Ayala, Morelos, Tepic, Nayarit; Miahuatlán, Oaxaca; Hermosillo, Sonora; Guasave, Sinaloa; Huimanguillo, Tabasco; Ciudad Juárez, Chihuahua;  Villa Aldama, Veracruz e Islas Marías así como de presencia permanente en Gómez Palacio, Durango; Almoloya de Juárez, Estado de México y Coatlán del Río, Morelos, lo que permitió la atención in situ a 1,040 casos,  de los cuales 556 corresponden a atención médica, 171 con asesoría legal y 313 sobre cuestiones administrativas; así como la integración de expedientes de queja en trámite, con relación a éstos últimos se efectuaron también  brigadas a centros locales en los estados de Chiapas, Coahuila, Chihuahua, Colima, Ciudad de México, Guerrero, Nuevo León,  Yucatán, Oaxaca.
.
 
En ese mismo período, para la atención de asuntos específicos se elaboraron opiniones médico-psicológicas basadas en el Manual para la Investigación y Documentación Eficaces de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, conocido como “Protocolo de Estambul”.

Acciones Encaminadas al Respeto de los Derechos Humanos en el Sistema Penitenciario

A través de la Recomendación General No. 28 sobre la reclusión irregular en las Cárceles Municipales y Distritales de la República Mexicana, (Síntesis) emitida el 13 de septiembre, así como el Informe Especial de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre las condiciones de hijas e hijos de las mujeres privadas de la libertad en los centros de reclusión de la República Mexicana (Síntesis), emitido el 9 de noviembre, se formularon propuestas que incidan a la adopción de medidas concretas que permitan fortalecer el sistema penitenciario nacional. De igual foTambién, en el marco del XI Congreso Nacional "Derechos Humanos, Sistema Penitenciario y Combate a la Corrupción: Desafíos Contemporáneos, el cual se llevó a cabo los días 24 y 25 de noviembre de 2016, como ya se mencionó, se abordaron temas encaminados a promover el estudio y el análisis sobre la materia.  
 

Resultados del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015

El 12 de abril de 2016, se dio a conocer a la opinión pública y autoridades federales y estatales, el resultado del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015. Éste se integró con información de las visitas realizadas por el personal de la CNDH en ese año, del análisis que llevó a cabo de la información obtenida a través de las entrevistas a las y los servidores públicos de los centros penitenciarios y de las encuestas realizadas a la población interna.
 

Metodología para la Elaboración del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria

La aplicación del DNSP se lleva a cabo a través de visitas consistentes en recorridos de supervisión a cada uno de los centros penitenciarios previamente determinados, donde se aplican los instrumentos de supervisión y se realizan entrevistas directas a la persona titular del centro, al personal responsable de las áreas técnicas, al personal de seguridad y custodia; y fundamentalmente, a la población interna, lo anterior siempre considerando la perspectiva de respeto a los derechos humanos de los mismos.

Para la elaboración del diagnóstico anual sobre la situación de los centros de reclusión del país, se trabajó sobre una metodología orientada a tres aspectos: 1) Recabar información mediante opiniones del personal directivo de los centros, del personal de seguridad, de custodia y de áreas técnicas; 2) Aplicar encuestas a internas e internos; y, 3) Realizar recorridos a diversas instalaciones y módulos que conforman los centros del sistema penitenciario.

Para la supervisión de los centros de reclusión en esta materia se han establecido cinco áreas o rubros relacionados con aspectos garantizan la integridad física psicológica y moral de las personas internas, una estancia digna, condiciones de gobernabilidad, la reinserción social de la población interna y un entorno de igualdad para los grupos de personas en situación de vulnerabilidad (mujeres, personas menores de edad y adultas mayores). Cada rubro, a su vez, se subdivide en temas a los cuales se les secciona en indicadores y sub indicadores con la finalidad de que la supervisión sea más acuciosa y objetiva.