INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2016    Ayuda

Presidencia

Presentación del Informe Anual de Actividades 2016

El Informe de Actividades de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos 2016 contiene, conforme a lo previsto en la ley de la materia, una descripción de las acciones realizadas por este Organismo para la divulgación, protección y defensa de los derechos humanos en México. Este trabajo, da cuenta de la labor de observancia, investigación, señalamiento y conciliación de la cual la CNDH es responsable.

Este fue un año complejo, en el cual se presentaron serios retos en materia de derechos humanos en un contexto de inseguridad, impunidad y corrupción, aunado a una evidente desigualdad y pobreza en diversas regiones del país con un débil Estado de Derecho.

Bajo ese entorno, México fue escenario de diversos sucesos que hicieron inminente la participación de este Organismo Nacional. Es por ello, que en este Informe de Actividades damos cuenta de las 71 Recomendaciones emitidas a distintas autoridades federales, estatales y municipales con motivo de las quejas en su contra por violaciones a los derechos humanos, y una más por violaciones graves ocurridas en el Municipio de Tanhuato, Michoacán. No menos importante, fue el seguimiento de casos como los de Chalchihuapan, Apatzingán, Iguala y Nochixtlán.

Se emitieron cinco Recomendaciones Generales y cuatro Informes Especiales mediante los cuales se formularon diagnósticos de temas relevantes de la vida nacional en materia de derechos humanos, al tiempo que se realizaron propuestas para impulsar reformas a las leyes o para promover cambios en las prácticas administrativas.

Asimismo, se dieron a conocer cinco Recomendaciones por parte del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y 7 pronunciamientos en materia penitenciaria poniendo así de manifiesto, la necesidad de sumar esfuerzos para atender los problemas de corrupción, violencia e impunidad que existen en el sistema penitenciario nacional.

Punto significativo lo constituyen las 30 acciones de inconstitucionalidad que la CNDH interpuso para impugnar normas contenidas en diversos ordenamientos jurídicos por considerarlas contrarias a la Constitución General, y ser atentatorias de la vigencia de los derechos humanos. De igual manera, se dio el correspondiente seguimiento a 98 acciones de inconstitucionalidad que estaban en trámite.

Este Organismo Nacional se mantuvo atento de otros temas que afectaron a diversos sectores de la sociedad y transgredieron la preservación de los derechos humanos en nuestro país, tales como su participación como observador en los trabajos de exhumación y posterior reinhumación de cuerpos humanos hallados en fosas irregulares ubicadas en la localidad de Tetelcingo del Municipio de Cuautla en el Estado de Morelos; así como el acompañamiento brindado a la XII Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos de Centroamérica en la búsqueda, por territorio nacional, de sus hijas e hijos desaparecidos.

En este año, la CNDH refrendó su compromiso para alertar y seguir velando por el respeto de los derechos humanos de las personas en contextos de migración, tanto de los nacionales que viven en el extranjero como de los extranjeros que residen en nuestro país o que van de tránsito por el mismo. Durante el 2016, México enfrentó una situación particular en las ciudades de Tapachula, Chiapas, y Tijuana, Baja California, donde se elevaron las cifras de migrantes de origen africano y haitiano que llegan al sur de México y cruzan el territorio nacional hasta la frontera norte con Estados Unidos de América (EUA) como destino final. Durante este proceso, la CNDH se mantuvo como observador e impulsó el diálogo entre autoridades de los tres órdenes de gobierno con organizaciones de la sociedad civil y albergues para la atención altruista a este grupo migratorio.

Asimismo, la CNDH pugnó por una Ley General sobre Desapariciones Forzadas y Desapariciones por Particulares eficaz para su prevención, investigación, sanción y reparación del daño a las víctimas directas e indirectas.
 
Durante el 2016, varias fueron las Recomendaciones dirigidas a las instituciones responsables de la seguridad nacional y pública de nuestro país, puntualizando la necesidad de la emisión de un marco legal que permita regular su actuación como medio para garantizar la sana convivencia y el respeto entre las personas, así como la protección más amplia del ejercicio de los derechos humanos de todos.

Por otra parte, en este año tuvieron lugar diversos sucesos de protesta social en diferentes lugares del territorio nacional dejando lastimosas consecuencias para la población civil. En ese sentido, este Organismo Nacional reiteró en todo momento, el llamado a las partes involucradas para que en un ámbito de responsabilidad, civilidad, patriotismo y respeto a la dignidad de las personas, mantuvieran el diálogo, el entendimiento y la construcción de acuerdos en el marco de la ley como la vía para la solución de los diferendos existentes, por encima del uso de la fuerza o el ejercicio de cualquier expresión de violencia.

Otras expresiones de hartazgo social fueron manifestadas, como por ejemplo, los contantes linchamientos en la búsqueda de justicia por propia mano; lo que sin duda representa un desafío al Estado de Derecho.

La CNDH, no dejó atrás otros tópicos de vital importancia para la sociedad mexicana como el combate a la discriminación y a la violencia contra las mujeres; la trata de personas; la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes, y la suficiencia del salario mínimo y el acceso a prestaciones laborales como ejercicio de igualdad y acceso a los derechos fundamentales. Por ello, durante el 2016 este Organismo realizó campañas a nivel nacional sobre estos temas a través de todas sus plataformas comunicativas.

En este Informe de Actividades 2016, también se rinde cuenta de los esfuerzos de cambio institucional y de reingeniería administrativa que se desarrollaron con el propósito de incrementar la eficiencia de esta institución. Lo anterior, dentro del marco de un vigoroso plan estratégico que orienta a los programas y da coherencia a sus acciones en conjunto.

En este sentido, la CNDH fortaleció su política de trato directo con las víctimas de violaciones a derechos humanos, para lo cual sostuvo diversos encuentros con las mismas y sus familiares, en particular de casos de desaparición, o ejecuciones arbitrarias, para escuchar sus planteamientos, conocer sus necesidades de manera directa, así como orientar las gestiones y las actividades institucionales para la mejor atención de sus reclamos.

En la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, tenemos un compromiso firme con la transparencia, la rendición de cuentas y la atención eficiente y adecuada al derecho humano a la información. Por ello, este Informe fue desarrollado no sólo para dar a conocer números y estadísticas, sino también para explicar lo realizado durante el año en términos cualitativos. Al respecto, se presenta en un contexto general el análisis de la problemática y las tareas desarrolladas sobre los diferentes grupos de atención prioritaria como por ejemplo las víctimas del delito; las personas adultas mayores; las y los periodistas así defensores civiles, los pueblos y comunidades indígenas; y las personas con discapacidad. Así como de lo relativo a la diversidad sexual, la educación, la salud y el VIH; la igualdad entre mujeres y hombres y respecto de los derechos laborales, económicos, sociales, culturales y ambientales.

Con este Informe, damos cumplimiento al mandato constitucional en lo relativo a las actividades desarrolladas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos durante 2016; al tiempo que atiende el derecho de la sociedad a estar informada.

Luis Raúl González Pérez

Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

Actividades de la Presidencia

Durante el segundo año de gestión, se dio continuidad al objetivo de lograr un ejercicio integral de las funciones de este Organismo Nacional, con pleno respeto a su autonomía, buscando una incidencia real en la coyuntura crítica que México atraviesa en materia de derechos humanos, mediante la atención a problemáticas específicas derivadas de la situación de inseguridad, impunidad, violencia, exclusión, desigualdad, discriminación, y falta de un acceso real a la justicia que el país enfrenta de manera cotidiana. Lo anterior, bajo un esquema no sólo reactivo, sino también preventivo, que busca en todo momento el acompañamiento y atención a las víctimas para que obtengan la verdad, justicia y reparación a la que tienen derecho.

La desconfianza de la sociedad en las instituciones, la debilidad de nuestro Estado de Derecho, así como la percepción errónea que se evidenció en diversos sectores en el sentido de identificar la defensa y promoción de los derechos humanos como una vía para la ilegalidad y propiciar la impunidad, hizo necesario reiterar que la vigencia y el respeto de los derechos fundamentales de todas las personas está ligada a la debida y oportuna observancia y aplicación de la ley, lo cual constituye el marco necesario para la convivencia social pacífica, así como el reconocimiento y respeto de la dignidad de las personas. En múltiples ocasiones se señaló que una violación a derechos humanos se presenta cuando existe un acto arbitrario o ilegal de autoridad. Si la misma cumple con sus atribuciones, no habrá institución, organismo o persona que válidamente pueda objetar las acciones que lleven a cabo. Actuar conforme a derecho y con respeto a la dignidad de las personas, contribuye al efectivo acceso a la justicia, así como a la vigencia de los derechos de las víctimas del delito.

En este sentido, también se llamó la atención sobre la importancia de tener en cuenta que la ley y los derechos que reconoce no pueden ser meras promesas, deben tener un reflejo objetivo en la realidad de las personas y producir consecuencias en la misma. En este sentido, el verdadero grado de desarrollo que como país tengamos en el ámbito de los derechos humanos estará dado más que por el contenido de nuestros normas, por el respeto y la protección efectiva que demos a esos derechos, es decir, por su vigencia práctica. Sólo en la medida en que los derechos fundamentales se vuelvan una realidad podremos señalar que la reforma constitucional de 2011 fue exitosa.

Para ello, se planteó la necesidad de que se realicen las adecuaciones institucionales y administrativas necesarias y se contemplan los recursos económicos requeridos para que las disposiciones normativas que reconocen derechos sean realmente operativas, es decir, para propiciar que los derechos sean efectivamente vigentes. Las políticas presupuestarias deben tener como condición necesaria un enfoque de derechos humanos, a efecto de que los recursos públicos se destinen, de manera racional, transparente y efectiva a lograr que los mismos sean una realidad para un mayor número de mexicanas y mexicanos, así como para generar un entorno en el que sea posible su vigencia. En este contexto, un manejo adecuado y responsable de los recursos públicos debe pasar, necesariamente, por un ataque frontal a la corrupción, la cual es un factor que por sí mismo implica una violación a derechos humanos o propicia que las mismas se cometan.

Durante 2016 se impulsó y consolidó la colaboración entre la Comisión Nacional y sus homólogas en las entidades federativas, habiéndose asumido como una prioridad la promoción del respeto y vigencia real a la autonomía de las instancias locales, incluida la necesidad de que las mismas cuentes con los recursos y capacidades necesarias para cumplir con sus funciones. En las distintas reuniones que se llevaron a cabo entre el Presidente de la CNDH y los organismos locales, se estrechó la colaboración y coordinación y se generaron agendas comunes, todo lo cual se materializó en los diversos pronunciamiento conjuntos que se emitieron, los casos y problemáticas concretas que se atendieron, así como las actividades de vinculación y promoción que se acordaron y se llevaron a cabo, siendo pertinente mencionar que la mayor parte de estos trabajos se dieron en el marco de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos.

En este año se dio continuidad a la vinculación y trabajo conjunto entre la CNDH y organizaciones de la sociedad civil, en los ámbitos nacional e internacional, para la realización de actividades de colaboración, así como para la atención y seguimiento de casos. Para ello, se dio seguimiento a actividades tales como la realización periódica de contactos y reuniones de trabajo que se tradujeron, entre otras acciones, en actividades vinculadas a los ámbitos de promoción y divulgación de los derechos humanos, así como en la intervención de este Organismo Nacional en casos concretos. En específico, se señaló públicamente la necesidad de proteger y reconocer las tareas que desarrollan las y los defensores civiles en materia de derechos humanos, rechazándose cualquier acto de descalificación o intimidación que pretenda inhibir sus acciones, las cuales benefician e incumben a toda la sociedad.

De la mano de organizaciones de la sociedad civil y con independencia de las múltiples reuniones, acciones de atención y acompañamiento que llevaron a cabo las Visitadurías Generales, la Presidencia de la CNDH fortaleció su política de trato directo con las víctimas de violaciones a derechos humanos, para lo cual sostuvo diversos encuentros con las mismas y sus familiares, en particular de casos de desaparición, o ejecuciones arbitrarias, para escuchar sus planteamientos, conocer sus necesidades de manera directa, así como orientar las gestiones y las actividades institucionales para la mejor atención de sus reclamos.

Sin comprometer la independencia y autonomía inherente a su carácter como órgano constitucional del Estado, durante el periodo que se reporta la Presidencia de la CNDH consolidó los esquemas de contacto y vinculación con las distintas instancias y poderes de gobierno, tanto a nivel federal como local, así como la participación de este Organismo Nacional en distintas instancias colegiadas vinculadas a la atención de problemáticas específicas en materia de derechos humanos, tales como seguridad pública, infancia y adolescencia, o género, entre otras.

Del mismo modo, deben destacarse las reuniones de trabajo y encuentros que el Ombudsman sostuvo con las Comisiones de Derechos Humanos de las Cámaras de las y los Diputados y Senadores del H. Congreso de la Unión, así como con representantes de diversas legislaturas locales, que se han constituido como espacios de diálogo y colaboración objetivos, plurales e informados, así como para el seguimiento de casos relevantes o graves de violaciones a derechos humanos, con total respeto de las atribuciones y autonomía de cada instancia.

En el ámbito internacional, se dio continuidad al objetivo de fortalecer los esquemas de colaboración con los sistemas universal y regional en materia de derechos humanos, razón por la cual, la CNDH, incrementó su participación activa con los grupos de trabajo y comités de la ONU, así como con la Comisión y la Corte Interamericanas de Derechos Humanos. De esta manera, el Presidente de la CNDH sostuvo diversos encuentros de trabajo con representantes de dichas instancias. Del mismo modo, se buscó aumentar el intercambio de experiencias, conocimientos y la realización de actividades de interés en conjunto con los organismos nacionales de protección de derechos humanos de otras naciones. En este marco, el Ombudsman se reunió con sus homólogos de varios países y participó en diversos eventos realizados por las asociaciones internacionales en la materia, tales como el Comité Internacional de Coordinación de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (INDH), la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO) y la Red de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos del Continente Americano (RED). Mención especial merece el seguimiento de los compromisos conjuntos, por medio del cual diversos organismos nacionales de protección de derechos humanos, asumieron el seguimiento y evaluación en sus respetivos países, de las acciones que se implementen para dar cumplimiento a la Agenda 2030 de la Naciones Unidad para el desarrollo sostenible, derivado de la declaración de Mérida.

Durante el 2016, el Presidente de la CNDH tuvo una participación activa en foros y espacios sobre temas de derechos humanos, en los cuales formuló diversas reflexiones en torno a la situación que éstos guardan en nuestro país y llamó la atención sobre cuestiones problemáticas o aspectos urgentes vinculados al respeto a la dignidad de las personas. Desde espacios propiciados por la sociedad civil, la academia o instituciones públicas, se acudió con la convicción de contribuir a visibilizar los problemas que se enfrentan en materia de derechos fundamentales, concientizar a la sociedad sobre la necesidad de que se fortalezca una cultura de convivencia sustentada en el respeto a la dignidad de las personas, así como informar sobre las actividades que este Organismo Nacional lleva a cabo.

Del conjunto de actividades relevantes llevadas a cabo por la Presidencia de la CNDH en el 2016, han dado cuenta puntual los diversos comunicados de prensa que se han emitido, así como los reportes incluidos en la Gaceta de esta Comisión Nacional, acompañándose una síntesis de las actividades más relevantes como Anexo.