INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2016    Ayuda

I. Estrategia Institucional

Al inicio de esta administración nos planeamos una serie de retos y diseñamos una ruta que nos permitiera llevar a la Institución hacia el cumplimiento de sus atribuciones constitucionales de la manera más eficaz posible.

Dimos inicio a los trabajos para realizar una serie de acciones estratégicas con el fin de dar atención pronta, oportuna, sensible y justa a todos los grupos de alta prioridad y afrontar los apremiantes retos que en materia de derechos humanos enfrenta el país.

Sabíamos que en principio, la CNDH requería retomar el cauce y sentido que le dieron origen, organizarse de una manera más efectiva para responder y actuar en favor de las víctimas, atender con oportunidad y sensibilidad a los grupos sociales que se encuentran en situación de vulnerabilidad, hacer valer la fortaleza moral de la Comisión Nacional y promover la legalidad como principio rector para la construcción de una sociedad que incorpore una cultura de respeto a los derechos humanos.

Era necesario el establecer una ruta clara y consistente que nos oriente y favorezca la protección, promoción, observancia, estudio y divulgación de los derechos humanos, y con ello velar y fomentar por su respeto pleno por parte de las autoridades. Asimismo, reestructurar los vínculos con los organismos gubernamentales y no gubernamentales de protección de los derechos humanos, con las defensoras y defensores de los mismos, con las organizaciones de la sociedad civil y, particularmente, con la población en general, para recuperar la confianza en la institución.
 
Cabe señalar que la CNDH ha iniciado un proceso de reorganización institucional basado en un diagnóstico general de la situación de los derechos humanos en México, y del actuar de la propia Comisión, analizando el marco jurídico que le sustenta las normas que aplica y los procesos operativos que ejecuta, así como las condiciones con las que otorga sus servicios. Este proceso tiene como centro fortalecer la atención con cercanía y acompañamiento a las personas agraviadas, ya sea quejosos o víctimas, con el objeto de atender de manera efectiva las situaciones de vulnerabilidad e indefensión que se viven para el ejercicio de derechos, incidir para la reparación del daño, así como la prevención y no repetición de violaciones, y de esta manera conformar un cambio institucional y cultural en favor de los derechos humanos.
 
Al detectarse que algunos de los procedimientos de esta Comisión Nacional resultaban inadecuados para el debido desarrollo de sus atribuciones y facultades,  obligó a replantear los esquemas que han demostrado no ser eficientes, a buscar modernizar sin burocratizar la institución, a redefinir la misión, visión y los objetivos, así como impulsar la creación de acciones direccionadas al cumplimiento de dichos objetivos; además, de fortalecer los perfiles del personal, detectar y proveer las capacidades humanas y técnicas que se requieren para el desarrollo de las investigaciones y la resolución de los expedientes y proponer nuevas formas de atención y solución a los asuntos que nos permitan dar una respuesta eficiente y eficaz a las víctimas de violaciones a derechos humanos.
 
Este organismo nacional debe ser una institución que forme parte del patrimonio de la sociedad. En este sentido, durante esta gestión, se ha tenido mayor cercanía con la población y una mejor comunicación con las víctimas, lo que ha llevado a obtener resultados positivos, ágiles y oportunos de los asuntos de queja así como de los nuevos casos presentados. A pesar de ello, es necesario establecer una planeación continua que afronte los retos innovadores que se le presenten a la CNDH en los siguientes años. Es por ello que nos dimos a la tarea de plantear el Plan Estratégico Institucional, en donde se plasman alcances y acciones para el fortalecimiento de la capacidad de gestión de la Comisión Nacional, con un enfoque preventivo,  humanista, ético y educativo a través de cuatro ejes rectores: protección y defensa, promoción y observancia, estudio y divulgación y desarrollo institucional.
 
El fin último de este enfoque es la detección, prevención o eliminación del riesgo de posibles violaciones a los derechos humanos, así como la atención proactiva de las causas que los propician, para conseguir el pleno respeto a los derechos humanos bajo un efectivo Estado de Derecho.
 
Detectar, prevenir, reducir, o eliminar el riesgo de violación a los derechos humanos son, en conjunto, grandes retos bajo este enfoque preventivo, esto sin soslayar un enfoque reactivo para la atención inmediata a los casos presentados de queja por presuntas violaciones a los derechos humanos hasta su solución y, en su caso, la reparación del daño causado de forma pronta y efectiva.
 
Así elaboramos la planeación estratégica que orienta la actuación institucional hasta el 2019, para el fortalecimiento del desempeño y el logro de los objetivos definidos en materia de derechos humanos, con eficacia, transparencia y rendición de cuentas. En este sentido, los programas prioritarios en cada área que atienden actividades estructurales de este organismo público autónomo, deben estar articulados con los ejes rectores de actuación institucional, sustentando las acciones que se emprendan, las cuales quedarán detalladas en los Programas de Trabajo que anualmente se elaboren.
 
El reto de la CNDH y de los organismos locales de protección y defensa de los derechos humanos, es fortalecer la credibilidad y confianza de la sociedad en el Sistema de Protección No Juridsdiccional de Derechos Humanos en México del cual esta Comisión Nacional es parte esencial e inherente. Para lograr una verdadera transformación hacia el pleno respeto a los derechos humanos, es necesario el compromiso de todas las autoridades, las organizaciones de la sociedad civil, las defensoras y defensores de derechos humanos, así como de los mecanismos regionales y universales de protección a los derechos humanos. Por nuestra parte, nos comprometemos a redoblar esfuerzos para brindar la atención que la sociedad demanda y requiere, mediante el ejercicio oportuno, eficaz y transparente de nuestras atribuciones constitucionales y legales. En este sentido, el Plan Estratégico Institucional, resulta necesario e indispensable para el cumplimiento de los objetivos en materia de derechos humanos, en beneficio de la sociedad. Este plan marca la hoja de ruta con la que creemos es posible atender los requerimientos y necesidades de la sociedad.



De la misma manera, determinamos la visión de cómo queremos ver a esta Comisión Nacional en adelante,



Como parte de la planeación estratégica es fundamental considerar el Artículo 2o. de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos el cual señala como objeto esencial de la misma, la protección, observancia, promoción, estudio y divulgación de los derechos humanos que ampara el orden jurídico mexicano. Para efectos de este Plan Estratégico Institucional, se considerarán como ejes rectores o áreas sustantivas de la actividad institucional las siguientes.



En este sentido, se ha definido cinco objetivos estratégicos que marcan el rumbo a seguir para esta Comisión Nacional:

 
  
    NORMATIVIDAD
   MODERNIZACIÓN  Y            SIMPLIFICACIÓN         

 CONFIANZA

PROMOCIÓN

OPORTUNIDAD
 

A lo largo del tiempo, los derechos humanos han sido un tema fundamental en nuestro país y en el mundo, pero sin lugar a dudas en la actualidad han adquirido mayor vigencia y relevancia debido a los altos índices de violencia, inseguridad e impunidad que generan expresiones sociales de inconformidad y preocupación. La realidad cotidiana pone en evidencia una fuerte fractura entre lo que disponen las normas y su aplicación, mostrando la fragilidad del Estado de Derecho.

 En consecuencia, estamos trabajando para aumentar la confianza y el acercamiento de la sociedad, ya que la CNDH desde su creación no había afrontado un contexto tan complejo y demandante como el actual. El reto es recuperar la esencia y forma de trabajo que caracterizó a la Comisión en sus inicios, y que la sociedad le reconoció, apoyó y aceptó en su momento, con perspectiva para los retos del presente y del futuro. En este sentido, la presente administración mantiene el objetivo de incrementar el posicionamiento institucional mediante la promoción, estudio y divulgación del conocimiento de los derechos humanos, hasta lograr que quienes laboran en el servicio público, la ciudadanía y cualquier persona que se encuentre en el territorio nacional, se sensibilicen, reconozcan, impulsen y validen sus derechos humanos, a través de una cultura de legalidad en favor del respeto, defensa, protección y promoción a los mismos.