Se recargará la página automáticamente al seleccionar un año para mostrar el informe de actividades
 Buscador   Ir web de la CNDH

INFORME ANUAL DE ACTIVIDADES 2019    Ayuda

Presentación


Saludos muy cordiales a todas y todos.
 
A efecto de dar debido cumplimiento al artículo 102 apartado B de la Constitución, así como a los artículos 15 y 52 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, estoy presentando, ante los Poderes de la Unión, el Informe de Actividades 2019, el cual refleja el trabajo realizado durante el periodo.
 
A ese respecto, se hace necesario señalar que, por una peculiaridad de la Ley, me corresponde a mí rendir dicho informe, aun y cuando se trata del último año de actividades prácticamente de la pasada administración.
 
Consecuentes con lo anterior, y en franca sujeción a los principios de máxima transparencia y rendición de cuentas, ya se encuentra disponible el contenido íntegro de este Informe en la página institucional para el estudio y consulta de cualquier interesado. Además de la disponibilidad de una versión ejecutiva, impresa, que va acompañada de una memoria digital con la información completa.
 
Ahora bien, no puedo dejar pasar esta oportunidad para hacerles partícipes del proyecto que me propongo encabezar, de las premisas y valores que enarbolamos, y que serán, de ahora en adelante, las pautas y medidas, los motivos e ideales, que guiarán el quehacer de esta institución.
 
Hemos llegado a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con el propósito de reformarla, en el sentido de privilegiar en todo momento y con la máxima consideración a las víctimas directas e indirectas de violaciones a los derechos humanos, y a aquellas personas que se encuentran en riesgo y, por lo tanto, vulnerables a los actos ilegales y arbitrarios. Además, buscaremos eficientar sus recursos; austeridad para los de arriba y así fortalecer las áreas sustantivas, mejorando su funcionamiento y garantizando una mejor respuesta y atención.
 
Fortaleceremos al Consejo Consultivo con nuevas tareas, específicamente en la evaluación de los trabajos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
 
Un diálogo permanente será nuestra divisa. Esta reforma nos exige una comunicación constante y directa tanto con las víctimas, como con todas nuestras contrapartes.
 
Abatir el rezago y solucionar las deficiencias en los procedimientos en la atención y solución a las quejas, es una tarea muy importante y prepararemos, además, al personal con nuevas capacidades, enfatizando las de los Visitadores Adjuntos.
 
Robusteceremos los mecanismos de seguimiento de las Recomendaciones con máxima prioridad al cumplimiento de las mismas, así como las Recomendaciones Generales y los Informes Especiales.
 
La impunidad promueve y permite la comisión de nuevas violaciones, por ello, estaremos impulsando con todas nuestras capacidades y medios, el máximo combate a la misma; además de que buscaremos apremiar a las autoridades para que no se sustraigan de su responsabilidad y reduzcan los tiempos de respuesta.
 
Nos proponemos fortalecer las Visitadurías Generales, facilitando todas las formas de acercamiento con las víctimas, incluido el establecimiento de módulos itinerantes; además, revisaremos el funcionamiento general de los diversos Programas Especiales.
 
Atentos a los efectos de la desigualdad y la pobreza, consolidaremos prioritariamente una mejor y más eficaz protección y defensa de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. 
 
Alentaremos la colaboración del sector educativo para el fortalecimiento de una cultura de respeto a los derechos humanos, transversalizando así, en los programas de estudio, un enfoque basado en éstos.
 
Hemos de honrar nuestros compromisos internacionales en materia de derechos humanos, a través del impulso de una constante armonización normativa del marco jurídico nacional frente al internacional.
 
La modernidad de la institución pasa por perfeccionar los sistemas de información, creando entre otros, indicadores georreferenciados que nos permitan identificar niveles de riesgo de violaciones y, por lo tanto, dotando a la institución de una mayor capacidad preventiva y de alertamiento.
 
Daremos, con la participación de las víctimas y la sociedad en general, un nuevo impulso al Centro Nacional de Derechos Humanos.
 
Con total convicción, y más allá de la retórica, nos proponemos imprimir un ritmo contundente y definitivo a la prevención y defensa de los derechos humanos, les invitamos a sumarse en este esfuerzo.  

Muchas gracias.
 

María del Rosario Piedra Ibarra
Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos
Herramientas para accesibilidad